logo


© 27/9/2019 Revive Israel Ministries

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! (Parte 1)

Asher Intrater

wall

Una de las oraciones más importantes para la venida del Mesías es:

ברוך הבא בשם ה' , Baruj Abá Beshem Adonai  

Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Se encuentra DOS VECES en el evangelio de Mateo. La primera es la alegre bienvenida de las multitudes en el momento de “la entrada triunfal” en Jerusalén. Mientras Yeshúa entraba en la ciudad sobre un asno, la gente tendía sus mantos en el camino, hacían ondear ramas de palma y exclamaban:

"¡¡Hosanna al Hijo de David!!  ¡¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!!”– Mateo 21:9

La segunda vez se encuentra unos días más tarde mientras Yeshúa predicaba en Jerusalén, enseñando sobre los últimos tiempos, y reprendiendo a los líderes religiosos por su hipocresía:  

"¡¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!... He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor!!”– Mateo 23:37-39

Doble entrada condicional

Por lo tanto, tenemos una "entrada triunfal" en el pasado (Mateo 21) y una en el futuro (Mateo 23).  La futura se refiere a la segunda venida. Será parecida a la primera, pero mucho más gloriosa y “triunfante”. Yeshúa volverá en un caballo blanco, y será recibido por una gran multitud reunida de todas las naciones.

Yeshúa dijo, "No me veréis otra vez …" Esto puede ser visto como algo tanto negativo como positivo, como un castigo o una promesa. En primer lugar, la ciudad será destruida. Más adelante, en algún momento del futuro, tiene que ser restaurada.  

Después de su restauración, vendrá un tiempo cuando la gente de Jerusalén le recibirá con gritos de “¡Baruj Abá!” Él no volverá hasta que esto ocurra. Lo hará cuando ocurra. Pasará. Es tanto una profecía como un requisito previo.

¿Por qué deben ocurrir primero estos sucesos? – Por la misma razón que deben haber dos venidas del Mesías, una como sacrificio expiatorio; y otra para gobernar y reinar como Rey.

Después de que Yeshúa fuera crucificado, la ciudad tuvo que ser destruida. Entonces el mensaje de salvación comenzó a ser esparcido por todo el mundo. Ahora, después de muchos años, cada nación ha tenido la oportunidad de recibir la salvación. La Ecclesia internacional ha aumentado, y está formada por verdaderos cristianos de cada grupo étnico.

Ahora es el tiempo para que Israel sea restaurada, para estar preparada para volver a recibir al Mesías. Esta vez no solamente Israel le volverá a dar la bienvenida, sino también el remanente de cada lengua y nación.

La semana que viene compartiré el requisito previo internacional para la venida de Yeshúa.


Volver