logo


© 30/8/2019 Revive Israel Ministries

Discerniendo el cuerpo del Señor

Ariel Blumenthal

communion

"Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen." (1 Corintios 11:29-30)

¿Qué pasa en Corinto? ¿Qué pecado provocó el compartir la cena del Señor, que tiene la intención de sanar y dar vida, para que diera como resultado la enfermedad, e incluso la muerte? ¿Fue el pecado sexual que se trató en el capítulo 5? ¿O cualquier otro pecado de esa magnitud?

"Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros”(1 Corintios 11:33)

En la iglesia primitiva de Corinto, cada reunión semanal comenzaba con una comida en la que el pan y el vino eran santificados al nombre y memoria de Yeshúa. Después de compartir esta comida, los creyentes continuaban adorando, orando, enseñando y ejerciendo los dones espirituales. Sabemos por capítulos anteriores que había división en la congregación. Algunos afirmaban lealtad a Pablo; otros preferían el estilo de enseñanza de Apolos; otros afirmaban no tener otro maestro que Yeshúa mismo.

Algunos miembros llegaron más pronto que otros a la reunión semanal; con otros amigos de su  “grupo,” bendecirían, invocarían el Nombre del Señor sobre el pan y el vino, y cenarían. Más tarde, otras personas llegaban, algunas con comida, otras sin ella.   

Ama a tu prójimo

Pablo reprende duramente estas llegadas anticipadas por algo más que una simple descortesía: Erraron en cuanto a “discernir el cuerpo del Señor”. No se trata de que no se entendiera correctamente la transformación mística de un pedazo de pan en el cuerpo literal de Cristo; por el contexto está claro que está hablando de un fallo en cuanto a entender el poder, la santidad, y la autoridad que Dios tiene la intención de que esté presente en la reunión de los santos.  

Cada creyente es una piedra viviente, y juntos estamos siendo edificados en un templo santo para que Dios mismo habite  (1 Pedro 2:5; 1 Corintios 3:16-17). Según las Escrituras, la expresión principal de este sonido místico cuerpo/templo del Mesías es simplemente lo que llamamos la congregación “local”—sea reunirse en un hogar, en un edificio público, o en medio del bosque. Hay algo especial, algo muy santo, sobre esta reunión semanal de toda la congregación.

¡Presta atención!

Si menospreciamos esta santidad siendo insensibles a la presencia (o ausencia) de otros; o encontramos que nuestra comunión es un “grupo” sin relacionarnos bien con el resto de la congregación, entonces estamos en peligro de no saber discernir bien el “cuerpo del Señor.” Y por este fallo, sobre todo cuando celebramos la Santa Cena, pueden haber graves consecuencias. Que cada persona, y cada relación se pruebe a sí mismo (11:28) ¡¡para que disfrutemos la plenitud de su presencia sanadora entre nosotros!!


Cegado por el mal – Qué hacer

Asher

Asher Intrater fue tomado por sorpresa por ataques contra sus hijos y ataques de otros líderes. Dado que no esperaba estas sorpresas, no estaba preparado para tratar inmediatamente con los contratiempos que hubo.

¡Ver aquí! (en inglés)


Volver