logo


© 31/5/2019 Revive Israel Ministries

La adoración en el Reino

Cody Archer

hand

Recientemente, durante un tiempo de adoración, miré a mi alrededor en la sala y me di cuenta de que los rostros parecían muy serios. Esto no tenía sentido para mí. Estábamos cantando que las naciones amarán y adorarán para siempre a Yeshúa en su reino. Imaginar ésto me hizo sonreír y yo quería que todo el mundo sintiera el gozo que yo sentía (los niveles más altos de gozo que yo experimento durante la semana normalmente ocurren durante los tiempos de  adoración). 

La nueva norma

Después de esto, en mi mente se empezó a formar una imagen (que yo creo me fue dada por el Espíritu Santo) de los beneficios que recibimos como ciudadanos del Reino. Nos veía creyendo en Yeshúa para salvación,  arrepintiéndonos de nuestros pecados y recibiendo perdón y una nueva ciudadanía (Fil 3:20). Después cruzábamos  la frontera de Su país (Reino).  Cruzamos a una nueva y sorprendente realidad. ¡De trapos a riquezas eternas!

El pecado, la enfermedad, el egoísmo, la desesperanza …  ya no son nuestra herencia. Entramos en una nueva “norma”, que incluye no solo vida y vida en plenitud (Juan 10:10).  Sanidad, amor, gozo, justicia, paz …  son la nueva norma en el Espíritu Santo (Rom 14:17).

Adoración comunitaria

Me imaginé a mí mismo de pie en el reino de Yeshúa, Miré a mi alrededor a los que estaban adorándole junto a mí y solo vi caras llenas de gozo. Las expresiones eufóricas de adoración eran normales. Los rostros amargados no existían. Los gritos de gozo y alabanza eran acompañados de danzas desenfrenadas de celebración al Rey.

Sentí que el Señor dice que no tenemos que esperar a que el reino sea una realidad completa para poder adorar así. Él se deleita en nuestra adoración de corazón ahora, en medio de las pruebas de esta vida. Esta actitud infantil en la adoración conmueve su corazón (Mat 18:3-4). El problema es que olvidamos con facilidad la realidad del nuevo reino en que hemos entrado. Las opiniones de los hombres y las luchas con nuestros deseos carnales y la oposición demoniaca pueden secuestrar nuestros tiempos de adoración en fe, tanto  personales como  comunitarios.

Haz tu elección

Involucrar nuestro libre albedrío con una adoración vibrante, en esta vida, es una dinámica temporal única.  Un día tendremos cuerpos resucitados y no sentiremos la resistencia que sentimos ahora. La guerra en nuestro cuerpo y alma llegará a su fin. Adorar al Rey será algo fácil y natural.

Así pues, esta es mi exhortación: ¡Imaginémonos a nosotros mismos dentro de Su reino ahora y vivamos de acuerdo con ello! Conectemos con la adoración exuberante que se está produciendo 24/7 ante su trono celestial y traigámosla a la tierra. Olvidemos lo que otros puedan pensar o decir. Tu alabanza no es un espectáculo para ellos, sino para una audiencia de Uno solo.

Aun cuando nos sintamos débiles, tentados o nos hayamos levantado con el pie izquierdo, podemos elegir aprovechar al máximo nuestros tiempos de adoración personales y comunitarios, trayendo sacrificios de amor y alabanza a Él.  Él apreciará y recordará estas decisiones para siempre.

*Un pequeño consejo para los días en que te “sientes” desanimado y solo quieres “sobrevivir” durante la alabanza: elige sonreír mientras cantas. No dejes de sonreír hasta que tus emociones empiecen a fluir. Al dar gracias a Dios por los beneficios  de ser ciudadano de Su reino y, al elegir seguir adelante y desechar esas emociones negativas, ¡te estás preparando para un tiempo transformador de conexión íntima con el Rey!


El Espíritu Santo:  5 fases en su morar

Asher

Asher Intrater habla de la progresión con que el Espíritu Santo ha obrado desde el Génesis hasta nuestros días. ¿Cómo se ha ido desarrollando? AquÍ hay una pista: ¡de fuera adentro!

¡Ver  AQUÍ! 


Volver