logo


© 22/2/2019 Revive Israel Ministries

La ruptura no resuelta de Israel

Cody Archer

Ben Gurion

¿Cuál fue la causa de la acalorada discusión entre el Consejo Nacional en la mañana del 14 de mayo, 1948, sólo horas antes la declaración del estado de Israel? Se había acordado el nombre del estado y la redacción final de la declaración, pero la inclusión de una referencia a Dios en el texto fue el último obstáculo para el Comité.

Ben-Gurion consideró que en la última oración de la declaración la frase, ' confianza en la roca de Israel (Tzur Israel), ponemos nuestras manos en testimonio de esta proclamación... ' satisfaría a los judíos religiosos y seculares.

El portavoz de los partidos religiosos, el rabino Fishman-Maimon amenazó con no firmar la declaración a menos que las palabras, ' y su Redentor ' siguieran la ' roca de Israel '. Aaron Zisling del ala izquierda del partido laborista fue igualmente determinado en la dirección opuesta. Él dijo: "no puedo firmar un documento que se refiera de ninguna manera a un Dios en quien yo no creo".

Le tomó a Ben-Gurion la mayor parte de esa mañana para convencer a ambas partes que la ' roca de Israel ' podría ser tomada como ' Dios ', o podría interpretarse de manera simbólica para referirse a la ' fuerza del pueblo judío '. Al final, el rabino Fishman-Maimon convino y "la roca de Israel" se mantuvo sin "y su Redentor”.

Esta ruptura entre los judíos religiosos y seculares ha continuado hasta el día de hoy, y probablemente es la mayor fuente de división entre el pueblo judío. Este tema es un punto doloroso en la política israelí, y parece que cada primer ministro actúa como un pinball, rebotando de lado a lado tratando de apaciguar a todos, pero nunca triunfando completamente.

Herida profunda

Desafortunadamente, tales divisiones/rupturas serias no son nada nuevo entre el pueblo judío; sólo piense en la época del Reino dividido después de Salomón, o las divisiones severas que existían entre las sectas judías durante el tiempo de Jesús y sus discípulos saduceos, fariseos, zelotes, esenios, etc.

Después de la división de Israel y de Judá en la época del rey Salomón, Israel tuvo 19 Reyes malos consecutivos que no agradaron a Dios y finalmente fueron enviados al exilio. Judá, por otra parte, tuvo 9 buenos reyes que buscaban complacer a Dios y 11 reyes malos, pero también fueron llevados al cautiverio.

En varias ocasiones, el justo Judá luchó contra el malvado Israel – sus propios hermanos – como una forma de castigo de Dios (I Reyes 15:9-16). También hubo momentos en que se hicieron alianzas, pero por lo general no terminaron bien debido a la corrupción y a las concesiones.

Justo antes de que Judá fuera tomada cautiva por los asirios, Dios habló a través de Ezequiel el Profeta diciendo que un día Él uniría a Judá e Israel, y que serían uno en su mano (Ez 37:15-28). El contexto de esta unión incluye a Dios reuniendo al pueblo judío en su propia tierra, limpiándolos de su pecado y estableciendo un rey sobre ellos para siempre. Por supuesto, esto aún no ha sucedido.

Participación proactiva

Recientemente, en la oración, he sentido el corazón del padre anhelando unir a sus hijos de nuevo. Esto también incluye a todos los hijos de Abraham de la fe, judíos y gentiles que han puesto su confianza en Yeshúa como rey y Mesías. Un pueblo o nación unificada es imparable (Gen 11:5-6). Imagina lo que Dios haría a través de un pueblo recto unificado de toda tribu y lengua. Vivimos en un tiempo en que esta unión está bajo mucho ataque, y la llamada a orar por esta unidad es urgente.

Continuemos orando para que la división de Israel sea sanada a través de la unión con su Mesías. Y vamos a seguir aceptando y cooperando de acuerdo con la oración de Yeshúa en Juan 17 por unidad en su cuerpo global, y no nos detengamos hasta que Él consiga lo que ha deseado y pedido.


Amor implacable 

Asher

Asher Intrater habla del amor de Dios a través de la Biblia. ¡Esto es poderoso!

¡Mira aquí!

Subtítulos en: danés, holandés, francés, polaco, coreano, portugués, español.


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.