logo


© 1/2/2019 Revive Israel Ministries

Sangre del pacto y guerra espiritual (parte 1)

Asher Intrater

Bible

En las escrituras hay más de 400 referencias a la sangre. Hay un significado espiritual para la "sangre," además de ser el fluido rojo que fluye a través de nuestros cuerpos. Se dice que la sangre carga el "alma" del ser humano.

Porque la vida de la carne está en la sangre, y Yo se la he dado a ustedes sobre el altar para hacer expiación por sus almas. Porque es la sangre, por razón de la vida, la que hace expiación. Levítico 17:11

La regla es: alma en lugar de alma. Cuando un ser humano peca, su alma se vuelve inmunda. El alma (representada por la sangre) es dada para hacer expiación por el alma pecadora: para purificar el alma y para pagar el castigo. El alma inmunda bajo la pena de muerte es redimida, "comprada" por la muerte del alma inocente.

En última instancia, se exige al alma de un ser humano justo que compense el alma del ser humano pecador. Los sacrificios de animales de la Torá son solo simbólicos, señalando la sangre de Yeshúa. El alma de un animal no puede hacer expiación por el alma de un humano. La sangre del animal apunta a la sangre del Mesías justo, quien de hecho hace expiación por nosotros: alma por alma.

Este intercambio se ofrece a todos por gracia de forma gratuita, recibiendo el precio pagado por su propia alma. De esta manera un alma es "salvada" por el sacrificio de la sangre. La sangre no es solo el sacrificio que permite que un alma entre en un pacto con Dios, es el sello que guarda y protege ese pacto.

Pacto definitivo

Sangre significa que la vida de una persona ha sido derramada. Un pacto de sangre es el tipo de pacto más fuerte, porque implica un precio de vida y muerte, un compromiso total. La sangre permite que el pacto tenga lugar; y se exige sangre si se rompe el pacto.

Muchos tipos de brujería conllevan un pacto de sangre para controlar las almas de las personas involucradas, que luego se convierten en víctimas totales de la manipulación y destrucción.

En el caso de nuestro nuevo pacto con Yeshúa, el poder de la sangre es para bien, no para mal. Entramos en un pacto de santidad, vida, sanidad, gozo y paz. El nuevo pacto también supone un compromiso total de vida y muerte.

Los israelitas colocaron sangre en los postes de las puertas y en el dintel (Éxodo 12:7) para demostrar que habían elegido ser parte del pacto. La sangre era la señal de que habían recibido el pacto (Éxodo 12:13). El pacto entonces los protegió de la muerte y destrucción. La señal de la sangre apunta hacia arriba para salvación, y lateralmente para protección—un asombroso presagio de la cruz de Yeshúa.

Y YHVH pasará para herir a Egipto, y verá la sangre en el dintel y los dos postes de la puerta; Y YHVH pasará de largo aquella puerta y no permitirá que el destructor entre en sus casas para herirlos. Éxodo 12:23

Ventajas de la sangre

Aquí está la primera ventaja de la sangre. Marca el territorio. Muestra propiedad. Es como un cartel de calle, una etiqueta de nombre, una etiqueta de marca o incluso como un animal que marca su territorio derramando gotas de orina a lo largo de la frontera.

La sangre le permite a Dios decir, "Esta persona y su familia y su propiedad me pertenecen. Destructor, no se te permite cruzar la línea en su área."

Piensen cuán poderoso es eso en la guerra espiritual. Declaramos que nosotros y todo lo que está conectado a nosotros le pertenece a Dios a través de la sangre de Yeshúa. Dios le dice a todos los demonios que no pueden entrar en nuestro territorio para hacernos daño. Si creemos en el poder del pacto de sangre, ninguna fuerza demoníaca puede cruzar la línea en nuestro territorio.

En la parte 2 compartiré con ustedes dos ventajas más que tenemos a través de la sangre de Yeshúa.


Perfeccionado en unidad

Dan

Dan Juster habla sobre cómo caminar en amor con el cuerpo de Cristo revivirá el mundo.

¡Véanlo AQUI!


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.