logo


© 14/12/2018 Revive Israel Ministries

Llamando a Israel a regresar

Tal Haroni

mountain

Así es como resumiré el plan de Dios en una frase: Dios creó y destino el mundo para que fuera perfecto a su vista, para que todo reflejara su bondad y le trajera gloria.

Cuando Dios pensó en ti, Él te vio en tu plenitud. Te vio en tu estado perfecto. Vio alguien digno por quien morir.

Su plan es llevarnos a alcanzar todo nuestro potencial. Al experimentar los altibajos de la vida, descubrimos más quiénes somos y dónde nos estamos quedando cortos de la gloria de Dios. A través de todo, crecemos en el conocimiento de Dios, y nos convertimos más y más en el yo original que Él creó para que fuésemos.

Yeshua vino a levantarnos por encima de las cosas que este mundo nos dice deberíamos ser. Vino a revelar quién realmente somos y a redimirnos. Redime nuestra naturaleza humana, nuestro pasado, nuestra cultura familiar y, básicamente, cualquier cosa que vaya en contra de nuestra identidad dada por Dios.

Redención nacional

Sin embargo, su plan es mayor que usted y yo, es mayor que cualquier cosa que podamos esperar o imaginar. ¡Dios también está en el negocio de salvar y redimir a las Naciones! ¿Ha considerado como se verá su nación en su estado completo de redención? ¿Cuál era el plan original de Dios para su nación? 

Eventualmente, todo lo que tiene aliento alabará al Señor (Sal. 150:6), incluyendo su nación, tribu, lengua y gente (Rev 7:9-10)! Aunque se nos ha enseñado en la escuela cómo se formaron las Naciones, y sobre los desarrollos políticos que tuvieron lugar para que sucediera, Dios siempre estuvo involucrado. Al igual que Dios tiene un llamamiento único para cada individuo, Él también tiene un llamamiento específico para cada nación.

La mayoría de las veces nos resulta difícil ver la llamada dada por Dios sobre nuestra nación. Miro a la gente que conduce por la carretera, y está muy lejos de reflejar la bondad de Dios en la tierra. Miro la corrupción en nuestro gobierno, en nuestro ejército, y es difícil creer que Dios no se ha rendido.

Sin embargo, si Dios lo creó, tiene un llamamiento. No dejemos que nuestra historia o nuestra cultura no redimida definan el llamamiento de nuestra nación. Dios está obrando en la redención de nuestra nación a través del remanente de creyente en cada nación, tribu y lengua.

Israel la pieza perdida

"Porque no quiero hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes acerca de vosotros mismos, que la ceguera en parte aconteció a Israel hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. Y entonces todo Israel será salvo..." (Romanos 11:25-26)

¿Qué pasa si el misterio del Pablo está hablando aquí (la plenitud de los gentiles), es en realidad la redención de cada nación? ¿Qué pasa si no se trata del número exacto de personas que entran en el Reino, sino de cada grupo de personas que alcanzan una medida completa de transformación?

Si esto es cierto, entonces no podemos ignorar a Israel. Después de todo, aquí es donde todo comenzó. Con un grupo de personas, una familia, una nación elegida por Dios para mostrar al mundo su gloria, su misericordia y su justicia. ¿Y si la pieza que falta es Israel?

Lo veo como un ciclo – Dios quiso tener todas las Naciones en su reino. Nunca quiso que nadie lo abandonaba. Él quiere que todos vean y experimenten su gloria. Así que primero, El mostró quién es a Israel, y luego en el momento adecuado abrió el camino para todos los demás. Pero el pueblo de Israel tuvo que ser "endurecido" para que todas y cada una de las Naciones descubran a Dios.

Ahora, todo está regresando – las Naciones, los gentiles, a medida que comienzan a entrar en la plenitud de sus culturas redimidas. Al caminar en su plenitud dada por Dios, llaman al pueblo de Israel de nuevo a su llamamiento dado por Dios. Cuando las Naciones reflejan la bondad de Dios, el pueblo de Israel también puede ser redimido. Así es como veremos al mundo completamente redimido, y caminaremos en todo su potencial como Dios quería que fuera.


Sus hijas profetizarán-enseñanza completa

Asher

Asher Intrater habla de la conexión entre el espíritu de profecía, la transferencia generacional, y el reavivamiento en los tiempos finales.

Mira aquí!


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.