logo


© 7/9/2018 Revive Israel Ministries

Permaneciendo entre dos mundos

Malek Gavris

globe

¿Te sientes atrapado entre dos fuerzas, por un lado por un amor por las cosas de este mundo, y por el otro por apatía por lo que pasa?  ¡Personalmente me siento identificado!

1 Juan 2:15 nos dice que “el amor del mundo” es pecado y nos separa del amor del Padre: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. Como hijos de Dios, somos de arriba y los deseos y anhelos materialistas no son para nosotros.

¿Qué es el amor?

Sin embargo, al mismo tiempo el Padre ama este mundo con un amor costoso y sacrificial, tan grande que dio a su Hijo para redimirlo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”- Juan 3:16. Vemos que no mira abajo desde el cielo fríamente, de manera crítica o remota, que es de la manera por la que los seres humanos podemos ser tentados a ver las cosas, sino que se implica él mismo de forma amorosa.

¿ Qué es el mundo?

En los dos versículos, la palabra griega para “mundo” viene de la misma raíz griega “cosmos”. Por lo que, ¿cómo podemos no amar al mundo y aun así aceptarlo?

En Juan 17:15 Yeshúa oró que “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.” Es solo mediante el Espíritu Santo que podemos estar en el mundo, pero no ser de él. Hemos de resistir la atracción de las influencias mundanas, y al mismo tiempo aceptar a las personas del mundo con la gracia y la verdad de Dios, ¡de la misma manera que Yeshúa! La batalla se gana en el lugar de oración. Así es como Yeshúa oró en Juan 17 y nosotros hemos de hacer lo mismo.

Tan solo si permanecemos en este punto de equilibrio podremos amar al pecador pero odiar su pecado. Solamente por la gracia de Dios encontramos motivación para penetrar en la oscuridad de las vidas pérdidas de la gente. Las prostitutas, los terroristas o incluso gente de distintos trasfondos étnicos  pueden experimentar el amor incondicional del Padre a través de nosotros.

Señor, danos gracia para identificarnos y amar a aquellos que se encuentran en un lugar distinto al que nos encontramos.


La profecía de Elías

Dan

Dan Juster habla sobre un gran ministerio de reconciliación familiar que viene antes del retorno del Señor.

VER AQUÍ! (en inglés).

Subtítulos disponibles en: Danés, francés, portugués y español.


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.