logo


© 11/5/2018 Revive Israel Ministries

Victoria sobre el enemigo

Asher Intrater

team

Una de las gracias asombrosas que recibimos de Dios a través de Yeshua, junto al perdón de los pecados, la vida eterna y la presencia Shekinah del Espíritu Santo, es el poder y la autoridad para sanar a los enfermos y echar fuera demonios. Aunque el echar fuera demonios es representado por el mundo del espectáculo como una especie de ritual extraño, oscuro y maléfico, en realidad es algo corriente en las vidas de los verdaderos seguidores de Yeshua, que va acompañado por arrepentimiento verdadero y el compromiso de vivir una vida pura y honorable después.

Aunque es emocionante pensar en la capacidad de echar fuera demonios, existe además una batalla espiritual contra las obras del diablo en un sentido más amplio. Hay demonios concretos que causan pecado y enfermedad pero hay poderes mayores del mal que tienen como tarea destruir la comunidad de fe en su conjunto. Ese ataque colectivo a la Ecclesia viene en tres niveles:

  1. Acusar a los hermanos
  2. Dividir a la iglesia
  3. Dispersar a las ovejas.

Irónicamente, algunos de los más entusiastas en sanar y echar fuera demonios son, a veces, usados por el diablo para causar un daño mayor a la comunidad de fe en su conjunto.   

Israel y la iglesia son descritos como una novia glorificada que está bajo el ataque de la pérfida serpiente Satanás (Apocalipsis 12). La parte central de este ataque se describe como “acusar a nuestros hermanos…” Apocalipsis 12:10

Fuego Amigo

Los “hermanos” mencionados aquí son, por supuesto, los creyentes en Yeshua. La acusación viene normalmente en forma de cotilleo y queja, disfrazados de “corrección” sincera. Y, mientras que los “hermanos”” pueden ser cualquiera, los ataques diabólicos suelen estar dirigidos contra los líderes. Cuando nos encontramos cotilleando y quejándonos de los pastores u otros líderes, es posible que nos hayamos convertido en acusadores dirigidos por el demonio, sin darnos cuenta.

Una casa unida permanece

El Segundo ataque es todavía peor: no solo acusar a los líderes sino causar división en el Cuerpo. Hablando de guerra espiritual Yeshua dijo “cualquier reino dividido contra sí mismo perecerá …” Lucas 11:17

A veces, la gente está tan segura de tener razón, que está dispuesta a causar una división en el Cuerpo. El daño producido al “divid¡r la iglesia” es a menudo mucho peor que la aparente justicia de lo que causó la división. Por supuesto, existe una disciplina moral esencial y una responsabilidad de rendir cuentas para las congregaciones y los líderes. En caso de pecado, una división podría estar justificada en determinadas circunstancias. Sin embargo, eso no es lo mismo que causar división por diferencias de opinión.

Mejor juntos

El peor nivel de división es lo que Yeshua llama el trabajo del ladrón, del destructor o del lobo. Yeshua es el Buen Pastor, pero el enemigo viene “a robar y dispersar las ovejas “Juan 10:12

Hay un engaño muy significativo, promulgado por algunos de los creyentes más celosos de que no hay necesidad de pertenecer a una iglesia o congregación. Se dan toda clase de razones espirituales para esta campaña de mentiras pero, en última instancia, esta idea deja a los creyentes más débiles expuestos y sin protección ante las “puertas del infierno” (Mateo 16:18) y aleja a las ovejas del redil y de los pastores.

Igual que deberíamos ser celosos en sanar a los enfermos y echar fuera demonios, seamos también celosos en oponernos a los ataques diabólicos sobre la comunidad de fe n su conjunto.


Poder en la Sangre

Asher

En este mensaje  Asher Intrater enseña sobre Yeshua como el Cordero inmolado en el libro de Apocalipsis. Él derramó Su sangre no solo para perdonar nuestro pecado sino también para liberarnos del pecado, purificarnos y capacitarnos para ser sacerdotes y reyes. Solo la sangre de Yeshua es lo suficientemente fuerte como para vencer la acusación demoníaca y para poder caminar en amor sacrificado y victorioso.

¡Véalo!

*Subtítulos en danés, holandés, francés, portugués, coreano y español


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.