logo


© 13/4/2018 Revive Israel Ministries

Siete atributos de la santidad

Asher Intrater

clouds

Uno de los pasajes más importantes sobre la santidad es la revelación del Mesías glorificado que tuvo Isaías.

Isaías 6:1-5.
Vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines ... Y el uno al otro daba voces diciendo: "Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria." Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba y la casa se llenó de humo. Entonces dije: "¡Ay de mí! Que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios y habitando en medio del pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos."

Fijemos nuestros ojos en Yeshua  y deseemos ser santos como Él. Hay siete atributos de la santidad.

1. Alto y sublime
Había algo alto y elevado en esta visión de santidad. Tiene que ver con vivir en un plano más alto. Me hace pensar en una persona montada en un helicóptero, muy por encima de los atascos de tráfico de la hora punta de la mañana. Isaías se dio cuenta de que la persona que  vio en la visión tenía algo más que lo que él tenía. Pensó para sí: “Quiero estar cerca de Él. Quiero estar con Él.  Quiero ser como Él. Quiero ser santo.”

2. Brillando en luz
Un ser lleno de la presencia divina brilla con luz. Se llama la gloria de Dios. Ser santo es estar lleno de gloria. La santidad es gloriosa. Toda la tierra será llena de la gloria de Dios a través de los hijos de Dios. Al llegar a ser santos, también nos llenamos de luz.

3. Lleno de poder
La santidad es lo contrario de la mundanalidad. Para ser santos tenemos que decir “no” al mundo, a la carne y al diablo. Pero la santidad es más que una lista de cosas que no debemos hacer. Al fin y al cabo, la santidad existía antes que la mundanalidad. Ser santo es entrar en el poder de Dios. Es Su Capacidad. En este pasaje, Su misma presencia hace temblar todo el edificio.

4. Espléndido en belleza
Esta figura santa y gloriosa es enormemente atractiva. La santidad es bella. El mayor placer del mundo que ha de venir será, simplemente, contemplar la belleza del Señor  (Salmo 27:4). Este mundo también está lleno de cosas bellas. Podemos ser atraídos a las cosas de este mundo por los deseos de nuestros ojos. Sin embargo, la belleza del Señor en su santidad es más hermosa  y más atractiva que las cosas de este mundo. Tenemos algo mejor que mirar. Podemos adorar al Señor en la belleza de Su santidad (Salmo 96:9).

5. Espiritualmente limpio
Cuando alguien es santo, está libre de culpa y de vergüenza. No está sucio por dentro. Isaías, que probablemente era la persona más limpia de su generación, inmediatamente se sintió inmundo cuando miró a este ser perfectamente limpio. Se sintió inmundo y pidió ser limpiado. Sentirse sucio por dentro es algo terrible. Sentirse libre de ese sentimiento de inmundicia, tener la conciencia limpia, merece la pena más que todos los placeres y los deseos de este mundo. Somos limpiados por la sangre de Yeshua y por el fuego del Espíritu Santo.

6. Moralmente Puro
La santidad es el nivel más alto de pureza. Es el nivel más alto de moralidad. Un aspecto de la santidad es tener motivos puros. Muchos de nosotros tenemos motivos decentes y buenos pero, incluso estos motivos, no son realmente puros. Incluso cuando la gente hace cosas buenas, puede haber motivos egoístas que subyacen. Ser realmente puros sería tener nuestros pensamientos y motivos expuestos abiertamente a que los viera todo el mundo. Solo tenemos motivos verdaderamente puros cuando nos sometemos a la dirección del espíritu Santo en nosotros y actuamos conforme a Sus motivos

7. Completamente perfecto
Ser santo es ser perfecto. Nuestro padre celestial es perfecto y Yeshua nos llama a ser perfectos como Él (Mateo 5:48). Después de ser salvos, entramos en un proceso de perfeccionamiento por parte del Espíritu Santo. Ése es el proceso de santificación. Por medio de las promesas de Dios, nos limpiamos en espíritu y cuerpo para llegar a ser perfectos en (2 Corintios 7:1). Aunque no estemos totalmente santificados aún, seguimos hacia el objetivo de llegar a ser perfectamente santos (Filipenses 3:12).


Porqué creemos en Yeshua

Asher

“Escojo la vida. Escojo creer en las cosas buenas. Aunque sea una mentira, aunque esté equivocado. Es mi elección. Prefiero morir creyendo en el bien que creyendo en el mal. Y son nuestras elecciones las que conforman la realidad. Haz tu elección ahora. ¿Qué eliges?” – Youval Yanay

VER!

Subtítulos disponibles en: chino, danés, holandés, inglés, francés, coreano y portugués (br)


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.