logo


© 6/4/2018 Revive Israel Ministries

Un Nuevo Nivel de Profecía

Asher Intrater

man

El concepto de profecía se desarrolló en etapas a lo largo de las Escrituras. Los primeros patriarcas tuvieron muchos encuentros proféticos directos con Dios. Luego Moisés llevó la experiencia profética a un nivel más alto y se convirtió en el "padre" de los profetas. Moisés oró para que todo el pueblo de Dios pudiera profetizar y recibir el Espíritu Santo (Números 11:29), pero esta oración solo fue contestada en el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés/Shavuot.

Las profecías de Moisés alcanzaron un auge al final de su vida en los últimos capítulos de Deuteronomio--dando a entender casi todo lo que tenemos en el resto de la Biblia, incluso hasta el final del libro de Apocalipsis. De hecho, la idea de que el pueblo de Israel sería salvo en el fin de los tiempos, y que esto sucedería por la "plenitud" de las naciones gentiles "provocándoles celos," encuentra su primera mención aquí, llamando a Israel "un pueblo salvo" (Deuteronomio 32:20-21; 33:29; Romanos 10:19; 11:11; 11: 25-26).

Cuando los hijos de Israel entraron en la Tierra Prometida, los primeros profetas (de Samuel a Eliseo) hablaron principalmente sobre el reino de David. Creían que el reino de Dios era el reino de David. Después de varios cientos de años, los profetas se dieron cuenta de que había algo fundamentalmente mal, porque los hijos de David seguían cayendo en el pecado y la idolatría. Un punto de inflexión ocurrió cuando el rey Uzías murió, e Isaías tuvo una visión de un glorioso rey divino (Isaías 6:1-6, Juan 12:40-41). A partir de ese momento, los profetas comenzaron a hablar del "Mesías" a un nivel superior.

Yeshua es revelado como ese Rey-Mesías en los Evangelios. Después que Yeshua fue crucificado, resucitado y ascendido, Dios comenzó a derramar el Espíritu Santo sobre todos los que creyeran (Hechos 2:1-4, 17), tanto judíos como gentiles. Por lo tanto, los dones y las revelaciones proféticas estuvieron disponibles para todos en la Iglesia del Nuevo Pacto o "Ecclesia" (I Corintios 14:26, 31).

Última Etapa

Ahora estamos llegando a la última etapa de la profecía bíblica, la profecía del fin de los tiempos. Apocalipsis 10:11: "... deben profetizar otra vez acerca de muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes."

Esta nueva etapa de profecía es una consumación tanto de la profecía de Israel como de la Iglesia. Si las profecías de restauración para la nación de Israel son un "ojo," y las profecías de la "plenitud" de la Ecclesia mundial son el otro "ojo," ¡¡entonces es hora de abrir ambos ojos!! Esto solo podría suceder después de una historia de dos mil años en la que ahora, tanto el remanente mesiánico en Israel como la Ecclesia internacional, están llegando a su "plenitud" (Romanos 11:12, 15, 25).

El profeta Isaías dijo:

"El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para predicar buenas nuevas a los pobres ..." Isaías 61: 1

Yeshua citó este versículo en el evangelio de Lucas. El segundo versículo en Isaías 61 dice "proclamar el año favorable del Señor."  En los evangelios, la cita termina aquí. En Isaías, el versículo continúa, diciendo: "(proclamar) el día de venganza de nuestro Dios."

La primera parte de la profecía tenía que ver con el mensaje de gracia y salvación de Yeshua, que comenzó en ese momento, pero el "día de venganza" llegaría mucho más tarde en los tiempos finales. Ocurrirá en la segunda venida de Yeshua durante un tiempo de juicio y guerra. Yeshua dirigirá un ejército del cielo para destruir a los malvados, expulsar demonios del planeta, resucitar a los muertos y establecer Su reino.

Apocalipsis 11:15: "... los reinos de este mundo se han convertido en los reinos de nuestro Señor y de su Cristo. Y él reinará por los siglos de los siglos."

Hoy, la "Profecía" bíblica incluye compartir el evangelio, alentar a la iglesia, la restauración de Israel, y también confrontar a las naciones con el reino que pronto vendrá: "El rey regresará para recuperar los reinos de este mundo."  Este tipo de profecía no era completamente posible hasta nuestra generación. Yo creo que Dios está ofreciendo una “doble” unción profética para permitirnos hablar del destino de Dios para Israel, la Iglesia y las Naciones en estos últimos días.


La Palabra de Dios Ayer, Hoy y Mañana

Asher

A menudo llamamos las Escrituras la Palabra de Dios, pero, en realidad, las Escrituras son la Palabra de Dios que está escrita. La Palabra de Dios es cuando Dios habla algo. Dios, como Dios, tiene la habilidad de hablar.

¡VEALO!

¡Subtítulos disponibles en: danés, holandés, inglés, francés, coreano, portugués y español!


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.