logo


© 9/2/2018 Revive Israel Ministries

Israel: Una parábola profética para la Iglesia

Yoni Koski

blossoms

Israel es, de muchas formas, una parábola para la Iglesia mundial. Por una parte, manifiestamente incompleta y deficiente; por otra, beneficiaria de la promesa divina de “cumplimiento”, “perfección” y, en última instancia, “paz”. Todas ellas se originan en la misma raíz hebrea  " שלם ", de la cual obtenemos la palabra tan conocida “Shalom”.

“Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús”. Filipenses 1:6

Por supuesto, tanto Israel como la Iglesia han experimentado grandes avances bajo el poder y la dirección del Espíritu Santo, pero aún queda mucho por conseguir:

  1. Concesiones: Tanto Israel como la Iglesia han hecho concesiones a los valores y la influencia de otros dioses, religiones, filosofías y valores. Tanto en Israel como en las sociedades antes mayoritariamente cristianas, la influencia generalizada del Islam está intentando remplazar agresivamente los fundamentos de la sociedad judeocristiana. Al mismo tiempo, el secularismo antropocéntrico y materialista intenta primero arrinconar y después expulsar a Dios del cuadro, mientras que la espiritualidad oriental y las adiciones a los narcóticos ofrecen promesas falsas de satisfacción.
  2. “Ocupación”: Tanto Israel como la Iglesia están siendo de alguna manera “ocupadas” por autoridades que no representan al Reino de Dios. Ya sean instituciones estatales en Israel que proporcionan abortos “a la carta”, instituciones religiosas que niegan a Yeshua como Mesías, territorios que efectúan “limpieza étnica” de la población judía, o denominaciones cristianas que abogan por la homosexualidad activa o un Dios universalista, todos han formalizado su oposición a la comprensión bíblica del Reino de Dios.
  3. Tamaño: Tanto Israel como la Iglesia no han alcanzado el tamaño que deberían tener. En Génesis 15:18 Dios prometió a Israel toda la tierra de lo que es ahora el Canal de Suez, al sur, hasta el río Eúfrates, al norte. Al cuerpo universal del Mesías, Dios prometió  una gran Cosecha en los Últimos Días (Amós 9:13) al predicarse el evangelio a todos los pueblos (Mateo 24:14, Apocalipsis 7:9).
  4. Potencial incumplido: Tanto la Iglesia como Israel tienen todavía que alcanzar la plenitud de su influencia e impacto a nivel mundial: el Reino de Dios en la Tierra, donde Israel esté claramente apartado para Dios (Deuteronomio 26:18-19) y la Iglesia reine (Apocalipsis 20:4, Daniel 7:22).
  5. “Sin entronizar”: Aún hemos de ver a la Iglesia  llena del Espíritu de Dios de manera constante y global (Daniel 12:10) o a Yeshua reinando sobre su glorioso trono en Jerusalén (Romanos 11:26, Isaías 24:23)

El propósito de una parábola es la instrucción. En nuestro estado de perdición nos resulta difícil asimilar la verdad. Comprendiendo esto, el supremo maestro nos dio el don de las parábolas, historias que tocan tanto nuestro corazón como nuestra mente, al mismo tiempo que apelan al niño que hay en nosotros.

Si Israel es una parábola, entonces la Iglesia tiene mucho que aprender de ella, mientras el mundo contempla cómo se va calentando y desarrollando la batalla por la tierra y especialmente su capital, Jerusalén. A través de los ojos de la fe vemos a Israel brotar y ahora florecer (Isaías 27:6) como la obra soberana de un Dios en el que se puede confiar y que tiene poder para cumplir su palabra frente a toda adversidad. Si Dios puede levantar a Israel en medio de gran oposición, también puede, con toda seguridad, levantar a todo creyente a pesar de las peores circunstancias.

Igual que la Iglesia puede aprender de Israel, también Israel puede aprender la fidelidad de Dios por medio de la parábola de la historia larga y compleja de la Iglesia.

Dios es fiel y poderoso para traer a cada individuo, a cada congregación  y al Cuerpo del Mesías en todo el mundo a un lugar donde pueda sacudirse las concesiones al mundo, vencer la “ocupación”, alcanzar su tamaño y su potencial  completo y ver a Yeshua  entronizado donde debe estar. Nuestra labor es cooperar con Él en enfoque, observación y atención (Salmo 27) para que el paso a través del horno que viene (Mateo 24:21) se convierta en una delicia en lugar de un trauma, porque veamos a Yeshua justo a nuestro lado (Mateo 25:1-13).


Tiempo y Geografía

Asher Intrater

Al acercarnos a los últimos tiempos, el tiempo y la geografía se hacen más y más importantes.

VER!

Subtítulos disponibles en: danés, holandés, inglés, francés, alemán, coreano, portugués (br) y español.


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.