logo


© 12/1/2018 Revive Israel Ministries

Victoria y Persecución en Apocalipsis

Por Asher Intrater

book

Una de las promesas más preciadas en la Biblia es Hechos 2:17, que "en los últimos días, dice el Señor, derramaré mi Espíritu sobre toda carne."  Entendemos que esto es una promesa de un avivamiento mundial en los tiempos finales. (Yeshua también dijo que "la siega es el fin del mundo" – Mateo 13:39).

Algunas personas no creen en tal avivamiento en los tiempos finales. Señalan las profecías sobre la persecución y tribulación y el anticristo en el fin de los tiempos, y concluyen (razonablemente) que no podría haber un vasto avivamiento.

Entonces, ¿cuál de estos es? ¿Avivamiento o persecución? ¿Victoria o tribulación? La respuesta, por supuesto, es "ambos."  Hay avivamiento en medio de la persecución; victoria en medio de la tribulación.

Una manera de ver este equilibrio es mediante una perspectiva general del libro de Apocalipsis. Ahí vemos una descripción clara del malvado imperio del anticristo y el asesinato masivo de verdaderos creyentes alrededor del mundo (Apocalipsis 12, 13, 15).

Por otro lado, no hay ningún libro en la Biblia que enseñe más sobre la victoria y la superación. Cada una de las siete iglesias en Apocalipsis 2-3 está obligada a "vencer."  Presumiblemente, este ánimo espiritual de ser un vencedor es relevante para todos nosotros como creyentes en Yeshua, incluso hoy en día.

Yeshua es el León de Judá que vence – Apocalipsis 5: 5

Los santos son sellados por el Espíritu Santo como protección de los juicios de Dios – Apocalipsis 7:4, 9.

Nuestras oraciones tendrán poder (Apocalipsis 8:3-5); las profecías bíblicas desafiarán a las naciones (Apocalipsis 10:11); la comunidad de fe será glorificada como una madre dando a luz, pero aún así, atacada por un dragón (Apocalipsis 12:1-4); vencimos por la sangre de Yeshua (12:10); al final, hay una cosecha tanto de bien como de mal (Apocalipsis 14); la alabanza vence el poder maligno de la bestia (15:2-3).

El libro de Apocalipsis, siendo el último libro de la Biblia, describe un período de gran oscuridad moral, pero también, un pueblo de gloria y pureza en medio de esa oscuridad (Isaías 60:1-3).  No es todo oscuro; y ciertamente no todo luz. La luz se vuelve más pura; la oscuridad se vuelve más malvada. Ambas ocurren al mismo tiempo. Por lo tanto, el libro de Apocalipsis tiene más pasajes sobre victoria y más pasajes sobre persecución que cualquier otro libro.

Esta verdad o equilibrio puede perderse en cada lado. Cuando Yeshua regrese, los reinos de este mundo se convertirán en el reino de Dios (Apocalipsis 11:15). No hay dominio total antes de ese momento. La bondad crecerá dentro del pueblo de Dios hasta que finalmente llene la tierra. Pero esa plenitud no llega hasta que Yeshua regrese.

En esta era, hay un progreso hermoso en el reino de Dios. Entramos en unidad de fe (Juan 17); la Iglesia llega a su plenitud (Romanos 11:25); Israel será salvo (Romanos 11:26); la "novia" estará lista (Apocalipsis 19:7).

El hecho de que el libro de Apocalipsis hable tanto de "victoria" como de "persecución" muestra que los dos aspectos aparentemente contradictorios ocurren al mismo tiempo. Mantengamos tal equilibrada visión.


Una Perspectiva Equilibrada del Ministerio Apostólico

Asher Intrater

Según continuamos enseñando restauración apostólica y profética en Israel, la controversia que rodea a los apóstoles y profetas de nuestros días vuelve a tomar atención.  Esto es lo que creemos y lo que no creemos sobre el ministerio apostólico y profético.

¡VEALO!

¡Subtítulos disponibles en: danés, holandés, inglés, francés, coreano, polaco, portugués y español!


Repartidor

Por Ron Cantor y Asher Intrater

delivery man

La palabra Shaliach, שליח, tiene varios significados en hebreo, incluyendo apóstol, servidor público, cualquiera con un sentido de misión o propósito divino, e incluso repartidor.

Recientemente, Ron y Asher estaban sentados en la casa de Asher hablando sobre algunas de las controversias hoy en día acerca de la renovación del ministerio apostólico y profético en Israel, cuando Ron recibió una llamada telefónica de alguien que intentaba hacer una entrega a su casa. El repartidor estaba hablando en voz tan alta que Asher pudo escuchar toda la conversación.

Ron había ordenado una nueva licuadora para su cocina. El repartidor se presentó en su casa, pero, por supuesto, Ron no estaba allí. Así que llamó para hacer arreglos y le preguntó si podía dejarlo con un vecino. Ron estuvo de acuerdo.

Cuando el repartidor tocó la puerta del apartamento contiguo, el vecino contestó por puerta cerrada, "¿Quién es?" Y el repartidor respondió en voz alta: "Shaliach, Shaliach."

Ron y Asher se miraron y se echaron a reír. No hace falta un profeta para entender el pequeño chiste divino, que también era un pertinente mensaje. Hay demasiado orgullo conectado con el título de apóstol hoy en día.

Bajemos el asunto entero a unos cuantos niveles de humildad.  Al final del día, incluso un repartidor es un apóstol, y un apóstol es solo un repartidor.


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.