logo


© 15/12/2017 Revive Israel Ministries

Actitudes en la tribulación

Asher Intrater

windy

Cuando hablamos de la “tribulación,” muchos pensamos en los escenarios de los últimos tiempos. Sin embargo, es bueno revisar nuestras actitudes en los tiempos de adversidad. ¿Cuáles son nuestras reacciones como creyentes ante el creyente ante los problemas?

La palabra griega thlipsis, en el Nuevo Pacto, es traducida como “tribulación, aflicción, problema, angustia, persecución, carga y presión.” Aparece 45 veces en el texto. Estudiando una sencilla investigación de estas 45 referencias, 7 no parecieran relevantes al tema en cuestión; 38  nos dicen que en tiempos de adversidad seremos ayudados,  animados, rescatados y, ninguna nos promete no sufrir adversidad o ser sacados del mundo para no enfrentar la adversidad.

45 veces está presente la palabra thlipsis: 7 son irrelevantes; 38 son de  ayuda-ánimo-rescate; 0 de elusión- remoción.

45:7-38-0

La palabra equivalente en hebreo es צרה , tsarah, y su traducción es parecida: “problema, aflicción, adversidad, angustia, tribulación, opresión.” Aparece 73 veces en La Ley y Los Profetas. De nuevo, en una rápida investigación, 3 no parecen relevantes, 1 ser quitado o evitado, 69 clamor a Dios durante la adversidad, ser protegidos, rescatados y fortalecidos en tiempos de adversidad. Muchas de las oraciones en los Salmos son clamores a Dios en las dificultades. El concepto hebraico de salvación es el rescate y la protección durante los ataques enemigos.

73 veces está presente la palabra tsarah: 3 son irrelevantes, 69 son de ayuda- liberación, 1 de elusión- eliminación.

73: 3-69-1

No estamos solos

Uno de los aspectos de nuestra fe es el comportamiento, o nuestras actitudes, durante los tiempos problemáticos. Dios está especialmente presente en los tiempos de problemas (Salmo 46:1, 91:15). Como la cultura predominante del mundo es inmoral, la norma para todo aquél que quiera caminar en rectitud, es la de enfrentarse a los problemas.

Una de mis preocupaciones sobre la enseñanza del “rapto antes de la tribulación” es, no sólo el hecho de que es incorrecta escatológicamente, si no la actitud general hacia la adversidad. La fe nos ayuda en medio de las dificultades. Dios nos rescata durante las pruebas y tribulaciones. El carácter se desarrolla cuando tratamos las situaciones difíciles con fidelidad y paciencia. El avivamiento es, a menudo, acompañado por persecución.

¿Qué clase de semilla eres?

Una persona que no sabe cómo responder a la adversidad, será como la segunda semilla en la parábola de Yeshua, en Mateo 13:21: Cuando tribulación o persecución viene por Su palabra, él inmediatamente cae porque no tiene raíces; sólo permanece un poco.

“Arrebatamiento pre-tribulación” y “sólo confort” son el tipo de mensajes que están creando cristianos sin raíces ni carácter, quienes no podrán resistir los días difíciles que tenemos delante de nosotros. Muchos se alejarán rápidamente, tal como está escrito en la parábola de Yeshua. Responder a la adversidad con fe y en el conocimiento del poder de Dios para salvación diaria, son actitudes claves en nuestra generación.

Hechos 14:22- Confirmando las almas de los discípulos y exhortándoles a continuar en la fe y que tienen que sufrir mucho antes de entrar en el Reino de Dios.

En tiempos de adversidad, el mensaje de toda la Biblia nos da una fuerza tremenda. Tendremos victoria en medio de la dificultad, sin evadirla en lo absoluto.


Profecía de la resurrección

Asher Intrater

Si hubiese resurrección ¿la veríamos en la Biblia? ¡Por supuesto que sí!

¡MIRA!

Subtítulos disponibles en danés, inglés, francés, coreano, polaco, portugués y español. 


En el momento más inesperado

Eddie Santoro

office

Hace poco, tuve una cita con mi oncólogo en el hospital (¡Alabo a Dios!¡Los resultados no podían ser mejores!¡Por eso continúo en oración!). La mayoría de los pacientes presentes en la sala de espera, sufren o han sufrido algún tipo de cáncer. Hoy, son más de diez años de estar allí, sentado entre ellos, compartiendo del Señor y Su amor por todos y cada uno. Siempre los miraba y me imaginaba compartiendo mi testimonio con ellos e incluso, muchas veces, deseé levantarme a hacerlo. No fue sino hasta esta última semana cuando esa idea dejó de ser una fantasía en mi corazón.

Orit, una mujer muy generosa y amorosa, quien siempre daba refrescos a los que estábamos en la sala de espera, es con quien, hasta hoy, había podido charlar y compartir innumerables veces. Ella es muy religiosa. El día del cual les hablo, le hice recordar mi testimonio y di la gloria a Yeshua. Para mi sorpresa, me miró con un aprecio profundo y me dijo:  “¡Todos en esta habitación necesitan oír tu testimonio!”. Se dirigió al centro de la sala de espera y pidió, en voz alta, que prestasen atención a mis palabras.

Di un paso al frente y, durante los cinco minutos siguientes, compartí mi historia de cómo los médicos me habían diagnosticado un cáncer de cerebro que, probablemente, me mataría rápidamente. De cómo el cáncer se desarrolló luego en las amígdalas y la linfa. Y sobretodo, del cómo, hoy, después de dos años y medio, por medio de la maravillosa habilidad de los médicos y, en especial, de las oraciones de fe de muchos, estoy con salud y libre de cáncer. Habían judíos ultra-ortodoxos, musulmanes religiosos, judíos y árabes seculares y algunos gentiles de las naciones, escuchando atentamente. Todos en guerra contra el cáncer y yo, en medio de ellos, pude levantarme como alguien quien había obtenido la victoria.

Finalicé diciendo que yo, simplemente,  era un hombre judío quien creyó que Yeshua es el Mesías de los judíos, y de todo el mundo, también. Le di la gloria y los animé a creer: la fe en Yeshua libera el poder de sanidad sobre nuestros cuerpos.  

Sonreí y los bendije. Al disponerme a partir … ¡Muchos aplaudieron!

Mi esposa Jackie y yo, difícilmente podíamos creer lo que acababa de suceder. ¡Estábamos asombrados y maravillados ante la obra de Dios! En el momento más inesperado, fue cumplido lo que había sido el deseo de mi corazón.


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.