logo


©10/4/2015 Revive Israel Ministries

La oración y la bendición de Job

Asher Intrater

Parte de la lógica de Dios es que Él nos bendice cuando oremos porque otros sean bendecidos. Job atravesó grandes sufrimientos. Parte de esos sufrimientos ocurrieron porque “sus amigos” lo acusaron de equivocarse. Sus acusaciones parecían Justas pero en realidad era solo hipocresía. Dios les dijo que debían de pedirle a Job que orara por ellos porque de no ser así Él los castigaría.

Job 42:8 – Ahora… mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.

Al mismo tiempo, Dios bendijo a Job solo después de haber orado por sus amigos. Era necesario que Job los perdonara. Tenía que darles la gracia que ellos no le habían dado a él. La oración de Job por la bendición de sus amigos fue la clave para su restauración.

Job 42:10 – Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

Cuando Job oró por sus amigos, les fue quitado el castigo y sus propias bendiciones fueron restauradas. De hecho, él fue bendecido dos veces más de lo que había tenido antes. El perdonar y bendecir a sus amigos desató su propia bendición y restauración.

De forma similar, Dios le dijo a Abimelec que Abraham debía orar por él  para ser sanado, a pesar de que Abimelec era inocente (Génesis 20:7, 17).  Debemos orar los unos por los otros para ser perdonados y sanados (Santiago 5:14-16). Yeshua nos enseña a bendecir a aquellos que nos persiguen (Mateo 5:44), a dar y nos será dado (Lucas 6:38).

Quizás, en este momento, te encuentras en una situación donde la clave para ser bendecido es pedir perdón de alguien u orar porque otra persona sea perdonada y bendecida.   


La reacción hacia el Rey de los judíos

En este mensaje, Asher se focaliza en cinco grupos de personas y sus diferentes reacciones a la proclamación de Yeshua como Rey de los judíos y cómo esas reacciones, hoy en día, son similares en el Israel actual y alrededor del mundo. Para verlo en inglés, presiona ¡AQUÍ!


Oración urgente por la coalisión gubernamental

El gobierno israelí se forma en dos etapas: primeramente, las elecciones y luego, la coalisión.  Tuvimos suficiente apoyo de oración en esta primera etapa, a la segunda le falta aún bastante.  ¿Cómo debería ampliarse el gobierno? ¿Cuánto porcentaje de control deberían tener los ultra-ortodoxos en el comité de finanzas y el ministerio del interior? ¿A quién asignar para posiciones de importancia en el gabinete?

Estos asuntos son importantes y necesitan oración urgente.


El A.S.I.M de Dios

David Rudolph

En Isaías 6:1-9, Isaías el profeta se encuentra en el reino celestial de la Gloria de Dios y, en esos pasajes, descubrimos una revelación y una respuesta, a las cuales estamos llamados el día de hoy.  

Adoración – Santidad – Intercesión - Misiones

La adoración nos eleva hacia el encuentro de la santidad de Dios, nos cambia la perspectiva y nos permite ver desde el punto de vista celestial para, así, entrar en intercesión con Yeshua. Al compartir la perspectiva celestial y sentir la carga del Señor en la intercesión, nuestros oídos se abren al clamor del Espíritu: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”. La combinación de adoración, santidad e intercesión nos traza una progresión de acciones que encuentra su respuesta en las misiones.

Adoración:
1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.
2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

En medio de su dolor y su crisis por la muerte del rey Uzías (el anciano), Isaías levanta su mirada para ver al Señor, el Rey de los Cielos, y entra en la adoración continua alrededor del trono de Dios.   

Santidad:
3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.
4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

Desde ese lugar de adoración, Isaías se encuentra con la santidad de Dios y se da cuenta de su suciedad y su necesidad del toque purificador del fuego de la presencia de Dios.  

Intercesión:
5 Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.
6 Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;
7 y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.

Al ser limpiado por el fuego y sus labios purificados, el profeta entra en la intercesión con la carga del Señor.

Misiones:
8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.
9 Y dijo: Anda, y di a este pueblo…

El recibir la carga del Señor en intercesión nos lleva al lugar donde escuchamos el clamor de Su corazón para ir y representarlo en las naciones delante de los pueblos. Oramos solo hasta el momento donde somos retados a ser parte de una respuesta a nuestras propias oraciones y somos enviados como mensajeros al mundo.  


Volver

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.