logo


©23/1/2015 Revive Israel Ministries

Punto de quiebre

Asher Intrater

Este año 2014-2015 representa un punto de quiebre; tal como ha sido visto por muchos, es un año “Shemita” en el calendario judío. Esta semana marca el 70 aniversario de la liberación de Aushwitz el campo de muerte en el suroeste de Polonia, cerca de Cracovia. Entre 1942 y 1945, aproximadamente millón y medio de judíos fueron asesinados por los nazis en ese lugar. El 27 de enero, los soviéticos entraron en Aushwitz y liberaron siete mil prisioneros que aún permanecían allí, todos muertos de hambre y frío.

No solo fue liberado Aushwitz sino que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, incluyendo las batallas en el Medio Oriente y la costa del Pacífico. Esto también marca el final de un período importante de setenta años para Japón y los países circundantes

Setenta años se describen en las Escrituras como un período de cumplimiento de profecías históricas y castigos (Jeremías 25:11, Daniel 9:24).  Los setenta años están relacionados con el concepto de “la visita del pecado de los padres” (Exodo 20:5) y un límite de años de vida (Salmo 90:10).  El ciclo de una generación para dar luz a otra así como la extinción de la primera generación, es más o menos de setenta años.  Hoy en día, ya están muriendo los últimos testigos del período de la Segunda Guerra Mundial. La generación actual tiene muy poca conexión emocional con lo que sucedió en ese entonces.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ha habido una cierta transferencia de la “visión” nazi de exterminar a los judíos. Lo podemos ver en lo que se ha convertido actualmente el Islam radical.  Este año, 2014-2015, ha visto la declaración de ISIS, es decir de un estado islámico. Ya esto es un avance evidente en la visión islámica actual del mundo. Todos los grupos terroristas, desde Hamas hasta Hezbollah y Al Qaeda, buscaban la renovación del Califato (el imperio islámico mundial) pero no se veían ellos mismos como ese imperio. ISIS, en estos momentos, declara que la nación del Califato ya ha nacido.

Europa y las Naciones Unidas  parecieran tener poco entendimiento del peligro inminente. Hoy, setenta años después del Holocausto, es solo la nación de Israel la que habla claramente de la amenaza de la jihad islámica para nuestra generación y son los únicos representantes que citan la Biblia en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Durante este mismo período de tiempo, hemos visto un gran desarrollo en el Cuerpo de Cristo.  Hoy en día, el número mayor de cristianos se encuentra en Asia, no en el Occidente.    El surgimiento de la Iglesia de Asia es un paradigma de dimensiones nunca vistas al menos en dos mil años.  Además, el remanente mesiánico en el Israel restaurado está creciendo y madurando poco a poco.   Esta restauración espiritual de Israel es también un cambio paradigmático de importancia profética nunca visto desde el primer siglo.  century. 


Legado

Paul Wilbur

En estos momentos, Legado es una palabra con un gran significado para mí.  ¿Qué es lo que estamos construyendo? ¿Con quién lo estamos haciendo? ¿A quién se lo estamos dejando? Un “legado” significa pensar mucho más en la próxima generación que en nuestro propio progreso. Se trata mucho más del avance de mis hijos y de los hijos de mis hijos que del mío.  El éxito está asegurado cuando construimos la casa correcta con los constructores y materiales correctos: unción, excelencia, poder, precisión, integridad y amor. Salomón lo decía de la siguiente manera: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican” (Salmo 127:1)

Yo quiero desesperadamente ser parte de algo significativo y al parecer, hoy, tenemos sujetas las riendas firmemente en nuestras manos (Sí, les hablo a todos ustedes “Baby Boomers”, los nacidos entre 1946-1964). Lo que suceda de ahora en adelante será un resultado de nuestras oraciones, nuestros planes, sabiduría, revelación y habilidad para pasar el batón de mando a la nueva generación. Quiero ser hallado fiel y como un hombre cuya vida marcó una diferencia en el Reino para las generaciones venideras. Quiero que las palabras de Isaías sean una verdad, una realidad en mi vida: “Mi Espíritu está sobre ti, y Mis palabras que he puesto en tu boca no se irán de tu boca, ni de la boca de tus hijos ni de la de los hijos de tus hijos… desde ahora y para siempre.”  Cuando Él es nuestro legado entonces nuestro legado está asegurado.


Tocando a Yeshua

En este video, Asher habla de cómo una fe desesperada liberará sanidad, no sólo para nosotros sino también para nuestras naciones. Para verlo en inglés ¡Presione AQUÍ!


De nuevo a los artículos de 2015

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.