logo


©31/1/2014 Revive Israel Ministries

El Holocausto y la Profecía de los 70 Años

Por Asher Intrater y Ariel Blumenthal

Esta semana marcó el Día del Holocausto Internacional en Europa y el 69º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz. Los miembros del gobierno de Israel se reunieron a las puertas de Auschwitz. Recientemente, nuevos documentos del comandante nazi Himmler han sido encontrados, descubriendo nuevas perspectivas de los horribles
acontecimientos de esos días.

El profeta Jeremías escribió de un castigo de 70 años y el exilio sobre el pueblo de Israel, que tiene fecha 586 antes de Cristo y la destrucción del Primer Templo (Jeremías 25 ). Años más tarde, Daniel leyó la profecía de Jeremías y se dio cuenta de que los 70 años no tardarían en cumplirse, y por lo tanto se comprometió a un prolongado tiempo de oración y ayuno, con el fin de ver la palabra de Dios acontecida (Daniel 9:02 ). Luego recibió del ángel Gabriel una profecía adicional relativa a los 70 años.

En esta nueva profecía el patrón de los 70 años (70 "semanas" de años) fue ampliado en el futuro a una nueva dimensión con respecto a la venida del Mesías y el Fin de los Tiempos (Daniel 9:24). Daniel vio una conexión clara entre los 70 años de la profecía de Jeremías y las 70 semanas de años en su cuenta. La profecía de Jeremías era más histórica e inmediata, mientras que la de Daniel era futurista y mesiánica.

Los 70 años de Jeremías y Daniel representan un patrón espiritual para nosotros hoy en día. El año número 70 marca el final de un período bíblico, particularmente de juicio nacional. Los 10 Mandamientos indican que los efectos del pecado de una generación serán experimentados hasta las terceras y cuartas generaciones—también aproximadamente 70 años (Éxodo 20:05). Este período de 70 años está llegando a su fin con respecto al Holocausto. Los últimos de los sobrevivientes del Holocausto están poco a poco falleciendo y la directa influencia psicológica sobre sus nietos y bisnietos está expirando con ellos. Este cambio espiritual tiene efectos tanto positivos como negativos.

Creemos que en el próximo año, el 70º después del fin del Holocausto, habrá un cambio de paradigma en las relaciones de Dios con Israel y las naciones, sobre todo Europa. (Habrá un cambio paralelo en el este de Asia acerca de la relación de Japón con las naciones vecinas.) Que seamos como Daniel, orientando nuestros corazones a ayunar y orar acerca de esta nueva temporada; y que el Señor nos conceda que también recibamos una visión para los últimos tiempos--para un nuevo período de restauración y avivamiento como lo fue en los días de Zorobabel.


Ver a Dios en Los Demás 

Por Anja A.


Dios es tan grande, que no podía poner toda su gloria y bien en una sola persona (fuera de Yeshua). Así que, como Él nos creó en su imagen, Él optó por poner un poco de sí mismo en cada individuo y en cada grupo de personas. A medida que nos acercamos a conocerlo más profundamente, debemos mirar a los que nos rodean y buscar a Dios en ellos. Si, por el contrario, los encontramos con prejuicio, no vamos a ser capaces de ver a Dios en ellos, y vamos a perder partes de la naturaleza y el carácter de Dios. Busquemos la imagen y cualidades de Dios en los que nos rodean!


Alabanza en Prisión

Por Roni Rejuwan

En Hechos 16 leemos que Pablo y Silas fueron arrojados en la cárcel en Filipos tras ordenar un demonio a salir de una esclava. Sabemos por 2 Corintios 11:23 que Pablo estuvo en la cárcel muchas veces. Estoy seguro que no fue sólo esta vez en la prisión de Filipos que el Apóstol se entregó de todo corazón a la alabanza y acción de gracias. Fue de esta misma prisión que él escribió estas palabras inmortales:

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! (Filipenses 4:4)

Cuando Pablo y Silas cantaron alabanzas a la medianoche, los muros de la prisión y las cadenas se rompieron, causado por un terremoto divino. Es interesante que aunque Pablo fue encarcelado muchas veces, solo se registra esta vez que Dios lo liberó de manera sobrenatural. Parece que se trataba de la primera vez que Pablo estuvo en prisión. Tal vez hubo una gracia especial para esta nueva situación .

Al igual que Pablo, aunque nuestras circunstancias no cambien inmediatamente o en absoluto, debemos regocijarnos. Mientras lo alabamos, Su presencia está siempre a la mano.


De nuevo a los artículos de 2014

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.