logo


©11/1/2013 Revive Israel Ministries

Intimidad

pos Asher Intrater

La intimidad es la cosa preciosa. La intimidad primero y sobretodo con Dios, y después con los humanos. Es la perla del gran precio por la cual deberíamos vender todo para obtenerla. La intimidad proviene de una relación personal con Dios a través de la fe en Yeshua (Jesús) el Mesías.

Abraham se hizo amigo de Dios (Isaías 41:08, Santiago 2:23). Moisés conoció a Dios cara a cara (Deuteronomio 34:10). David dijo que kirvah (En hebreo cercanía, acercamiento) a Dios era lo más valioso para él que cualquier cosa en el mundo. (Salmo 73:25,28), y que “dulce consejo” era lo que el deseaba departe de un amigo (Salmo 55:14).

El discípulo que alcanzó mas cercanía e intimidad con Yeshua fue Juan,  quien recostó  su cabeza sobre el pecho de Yeshua durante la pascua (la Última Cena) y fue conocido como “el discípulo amado de Yeshua” (Juan 13:23). Él escribió estas palabras: Porque el padre mismo os ama – Juan 16:27.

Si el Padre mismo nos ama, entonces no hay barrera, no hay distancia, no hay rechazo, no hay separación alguna. Intimidad absoluta en el nivel más cercano se está ofreciendo. La traducción literal de Deuteronomio 4:4 es davek, los que se han "adherido tan cerca de Dios como el pegamento." No se puede estar más cerca que el pegamento.

El pecado rompe esa intimidad. Jeremías lo describe como un cinturón que se ensució (Jeremías 13:1-11). Estábamos tan cerca de Dios como ropa interior y luego se ensució. El pecado es como un marido o una esposa que traiciona la intimidad sexual del matrimonio por el cometer adulterio (Oseas 1:2, 3:1). El pecado es la traición de la intimidad.

La intimidad permite que los pensamientos secretos de un alma se compartan con otros. Dios permite que Sus pensamientos más profundos se compartan con nosotros a través del Espíritu Santo (I Corintios 2:10-12). El Espíritu Santo sabe lo que hay en el interior de Dios y luego lo comparte con nosotros. Esa es la intimidad: el interior tocando el interior. Si dejamos que nuestros corazones sean conocidos por Dios, su corazón se dará a conocer a nosotros (I Corintios 8:3).

La intimidad exige vulnerabilidad. Si exponemos las cosas más sensibles de nuestro corazón a otro, probablemente seremos afectados. Por lo tanto, la vulnerabilidad implica dolor, ese dolor es el precio de la intimidad. Podemos ser "heridos por nuestros amigos" (Zacarías 13:6).

Por lo tanto la intimidad necesita confianza. No podemos acercarnos a Dios a menos que tengamos confianza en Él (Hebreos 11:6). Necesitamos fe para confiar en los demás. Si queremos que los demás confíen en nosotros, debemos demostrar que somos dignos de confianza. La fidelidad de Dios a nosotros nos permite tener fe en Él. Fidelidad genera fe en los demás.
Yeshua logró esto por nosotros en la cruz. Llegó a ser vulnerable con el fin de abrir el camino a la intimidad con el Padre. Nosotros le herimos. Yeshua pagó el precio para adquirir intimidad con nosotros. Fue despojado, golpeado y burlado por nosotros. Ese es el sacrificio del amor. Lleva el dolor de la vulnerabilidad para pagar el precio de la intimidad.

Tomamos nuestra cruz cada día (Lucas 9:23) para caminar junto con él. Meditamos en las Escrituras para comprender sus pensamientos (Isaías 55:8:11). Oramos en el Espíritu Santo para tener revelación y así conocerle personalmente (Efesios 1:17). Nos humillamos para acercarnos a Él (Mateo 11:25-29). Obedecemos, hasta la muerte, con el fin de conocerle y ser como Él (Filipenses 3:10).

La última y más grandiosa oración de Yeshua que fuéramos "uno" (Juan 17:11, 21-23). Esto es más que una oración por unidad y la cooperación. Se trata de una unión divina. Yeshua oraba para que estuviéramos dentro de Él, y Dios dentro de nosotros así como Él y el Padre son uno dentro de otro. Él nos invita a experimentar esa intimidad perfecta mismo.
La unión íntima con Dios es la experiencia más sublime y transformadora en el universo. Glorifica y purifica (Juan 17:5, 10, 17, 24). Es el placer supremo (Salmo 16:11). Es el propósito para el cual fuimos creados.


Elecciones Israelíes 2013

Por Mati Shoshani, Jerusalem Institute of Justice

El 22 de enero, los israelíes elegirán a su próximo gobierno y al primer ministro. La mayoría de las partes han optado por centrar sus campañas en la imagen de los líderes del partido. Hay una renuencia a publicar una lista clara de las metas u objetivos con respecto a los temas que el nuevo gobierno tendrá que abordar (por ejemplo: el proceso de paz israelí-palestino, la amenaza iraní, el déficit público, la contratación de los Judíos ortodoxos en el servicio militar, y la frustración económica de los israelíes de clase media), ya que estos temas no tienen soluciones sencillas a corto plazo.

Una vez que se den los resultados, el nuevo Primer Ministro Israelí y su gobierno tendrán sus platos llenos de problemas que exigen un liderazgo creativo y una dirección clara. Oremos por que la voluntad de Dios se haga en estas próximas elecciones, y por sabiduría y claridad para los líderes electos.


Snow Blessings

Todo Israel fue alcanzado esta semana con la mayor tormenta de nieve y lluvia en 20 años. El Mar de Galilea, subió 73 centímetros, y posiblemente pueda llegar a su nivel máximo a fines del invierno. Se apilaron 13 centímetros de nieve en Jerusalén.

Aunque se ha habido mucho daño en todo el país debido a las inundaciones (por ejemplo, más de 100 familias necesitan ser evacuados del asentamiento Bat Hefer), hay mucha alegría por ver todos los acuíferos llenos. Creemos que esta es una señal de que el 2013 será también un año lleno de bendiciones espirituales.

Asher & Betty

Bickle en CNN

Este mes Christiane Amanpour hizo un especial sobre el Armagedón en CNN. Como parte del informe, entrevistó a Mike Bickle de IHOP. La emisión fue vista por millones de personas. Sigamos orando por nuestros queridos amigos en IHOP mientras su testimonio toca el mundo y bendice a toda la Iglesia a nivel internacional. Para ver la transmisión, haga clic aquí.


De nuevo a los artículos de 2013

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.