logo


©2/11/2012 Revive Israel Ministries

La Santidad: Ver a Dios

Asher Intrater

La santidad es el carácter puro y perfecto de Dios. El es tan santo que es "Santo, Santo, Santo (Isaías 6:2)".  Isaías dice que pudo verlo en esa santidad. "My eyes have seen the King (Isaías 6:5)".  Como nosotros no podemos alcanzar ese nivel de santidad, Él nos exige llegar a ser tan santos como Él.  "Sed santos porque Yo soy santo (Levítico 19:2)".

Para llegar a ser santos, debemos establecer una distancia entre las influencias de la sociedad que estimulan la inmoralidad y nosotros mismos (I Tesalonicenses 4:3, Números 15:39-40, Job 31:1).  Hoy en día, el volumen de la inundación de imágenes lujuriosas que existe, por el aumento de la tecnología en las artes, el entretenimiento, la publicidad y los medios, es algo sin precedentes, nunca visto ni conocido por las generaciones anteriores a la presente.

El corazón humano tiene la habilidad de ver las cosas espirituales (Juan 3:3). Tenemos "ojos" espirituales (Efesios 1:18, Hechos 26:18). Si nuestra imaginación está llena de imágenes lujuriosas, no podemos ver las cosas del reino de Dios. La pureza del corazón nos permite ver a Dios (Mateo 5:8). Sin santidad no podemos ver a Dios - "En santidad, sin la cual nadie verá al Señor (Hebreos 12:14)." Podremos ver a Dios si andamos en santidad, más, sin ella, nos será imposible.  

La santidad es la vía para ver a Dios. Verlo a Él es el propósito y la motivación para alcanzar la santidad. Santidad significa, simplemente, mirar en la dirección correcta.  Lo que Isaías vio en el capítulo seis, está prometido a todos nosotros en el capítulo treinta y tres. "Tus ojos verán al Rey en Su hermosura (Isaías 33:17)." La santidad es la habilidad de ver la belleza de Dios; es el deseo de nuestros corazones de enfocar nuestra atención en Él. No dejemos que la lujuria nos robe esta hermosa visión.


Elecciones en los Estados Unidos de Norteamérica

Daniel Juster

Los judíos israelíes favorecen al candidato Rommey por un margen de tres a uno de acuerdo a los resultados de una encuesta realizada recientemente. Estos resultados son opuestos a los de otra encuesta realizada entre los judíos norteamericanos, quienes favorecen a Obama por un margen de tres a uno.

La pregunta es ¿Cuál de los candidatos y cuál partido fortalecen el tejido social? y ¿Cuáles lo debilitan?   

El tejido social de un país es la clave para producir buena calidad de vida y estabilidad económica. El tejido social depende de la fuerza de las instituciones no gubernamentales, tales como el matrimonio, la familia, las iglesias, las sinagogas, las organizaciones de caridad, los servicios sociales y las escuelas.

¿Cuál de los partidos políticos favorece las políticas que fortalecen la familia? ¿Cuál acoge los matrimonios estables con dos progenitores de familia, una madre y un padre?   ¿Cuál partido tiene más elementos en contra de la clásica definición del matrimonio y la familia?

¿Cuál de los partidos políticos abraza el valor sagrado de cada ser humano creado a la imagen de Dios? Su posición ante el aborto nos daría una pista sobre este asunto. 

¿En cuál de los partidos hay mayoría de miembros de acuerdo en definir la libertad de expresión como algo que incluye la pornografía y el entretenimiento lascivo y procaz? 

¿Cuál de los partidos abraza la relatividad moral, en el cual las bases para juzgar o comparar las prácticas culturales no existen? Esto inhabilita la posibilidad de ir en contra de los retos del Islamismo extremo.  

¿Cuál de los partidos promueve la calidad en la educación a través de la competencia? ¿Cuál promueve el status quo en el cual los estándares y la calidad no pueden ser mantenidos?
Estas preguntas morales clarifican el panorama para nosotros como discípulos de Yeshua. 


¿Es Dios partidario de la Democracia?

Asher Intrater

Dios tiene la soberanía y la autoridad para colocar a quién Él quiera, como jefe de cualquier gobierno (Daniel 4:17). Sin embargo, muchas veces, Él respeta el libre albedrío del pueblo, aún cuando el líder que han escogido sea errado e, incluso, si han estado rechazando la voluntad de Dios (I Samuel 8:5-9).

A Dios le interesa mucho más la justicia que la democracia; la integridad más que la popularidad. NO seguir a la mayoría es una de las reglas básicas de la justicia bíblica ya que, usualmente, la mayoría se EQUIVOCA (Exodo 23:2). Nuestra guía deben ser los valores morales más que nuestros deseos. La integridad (en su sentido de ser "uno, íntegro) se demuestra al hacer lo que es correcto, aún cuando nos encontremos solos en ello.

Dios puede darle a una nación el líder que el pueblo quiere, a pesar de que sea el equivocado. Es una forma de ejercer juicio. El pueblo obtendrá lo que merece. Esto es atemorizante y debería darnos temor de Dios. Cuando oremos, no lo hagamos porque Dios ponga la persona correcta en el poder, sino, más bien, porque el pueblo de esa nación desee los valores justos y correctos. Oremos para que los pueblos de Norteamérica, Israel, China y otras naciones escojan la vida (Deuteronomio 30:19), tengan los espíritus de sabiduría y revelación (Efesios 1:17) y disciernan espiritualmente entre el bien y el mal (Juan 16:8).

¿La lujuria ha cegado tanto a los pueblos que no ven la desintegración de la estructura familiar? ¿La avaricia ha cegado tanto a los pueblos que no pueden ver su hundimiento en la desesperanza de las deudas y el colapso financiero? ¿Es que acaso la cobardía moral ha cegado los pueblos de tal forma que han llegado a pensar que el Islam es una religión de paz? ¡Que Dios tenga misericordia!


Un Congreso Chino

Ariel Blumenthal

Durante el mes de noviembre, en la China, habrá una transición importante en el liderazgo nacional que tendrá implicaciones para el mundo entero. El Congreso del Partido Comunista gobernante sostendrá un encuentro dentro del cual se espera que siete de los nueve miembros del Politburó pasen a retiro. Es una oportunidad, que ocurre cada diez años, para que el liderazgo nuevo, joven, emerja en cargos de jerarquía dentro de la política china.  Oremos porque hombres justos y piadosos tomen el liderazgo en esta nación de creciente influencia económica, militar y política en todo el mundo. 


Las Elecciones en Israel

En una sorpresiva movida, los partidos Likud e Israel Beitenu (Netanyahu y Liberman) se han unido en un amplio partido de derecha moderada, el cual puntea en las encuestas. El Laborista, el partido de izquierda líder, está en segundo lugar (Pareciera que, después de las elecciones, sería quien libere la oposición). El resto de los candidatos de izquierda y centro se mantienen divididos. Para ocupar este vacío, apareció un nuevo partido bajo el liderazgo de Yair Lapid, el cual se ha colocado en tercer lugar, de acuerdo con las encuestas. Otro cambio importante ha sido el regreso de Aryeh Deri a Shas (Partido Sefardita Ultra Ortodoxo) a compartir el liderazgo con Eli Yishai.  Una cuestión clave es cuál o cuáles partidos se unirán a la coalición gubernamental después de las elecciones.


De nuevo a los artículos de 2012

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.