logo


©12/10/2012 Revive Israel Ministries

¿Cuánto valemos?

Asher Intrater

Tengo un amigo que acostumbraba comprar cacharros viejos y los arreglaba. Básicamente, los reconstruía de adentro hacia afuera. Luego, los vendía como valiosos carros antiguos restaurados, considerándolos una inversión para el que los comprara y una ganancia para él. Una vez, viendo un cacharro que le llegaba, le pregunté a cuánto ascendía su valor.     

Él me respondió: "Tú no entiendes. Este carro no vale nada. Es una pedazo de basura. Su valor está dentro de mi imaginación, mi creatividad y mis habilidades. Puedo convertirlo en algo bello, con estilo y valioso."

Es lo mismo entre Dios y nosotros. Sin Su creatividad no valemos nada. Necesitamos humildad para entender esta afirmación. En Su amor, Él ve nuestro potencial y, con eso, puede hacer algo bello y valioso de nuestras vidas. Necesitamos creer en Él y en Su trabajo en nosotros.   

¿Cuánto valemos?
Comparándonos con los animales, Yeshua dijo:
Mateo 6:26 – ¿No valen ustedes mucho más que ellas?
Mateo 10:31 – ..ustedes valen mucho más que muchos gorriones.
Mateo 12:12 – ¡Cuánto más vale un hombre que una oveja!

Por nosotros mismos, quizás sólo somos una pila de basura. Más, con la gracias de Dios en nuestras vidas, nos transformamos en una obra maestra, hechura de Sus manos (Efesios 2:10), sólo un poco por debajo de Dios Mismo (Salmo 8:4-6). Muchos problemas psicológicos nacen de la falta de estima personal. En Yeshua, reconquistamos la imagen de Dios en nuestras vidas y los problemas de falta de valía personal desaparecen. 


Japón, China, y Corea: 70 Años y la Plenitud del Pecado (Génesis 15:16)

Ariel Blumenthal

La semana pasada, sucedió un evento histórico durante la festividad de Sucot en Jerusalén: La primera conferencia internacional co-dirigida por chinos cristianos  y judíos israelíes mesiánicos. Participaron muchos líderes israelíes (tanto judíos como árabes) y líderes de Corea y Japón. Fueron tres días muy dinámicos, llenos de alabanza, intercesión y fraternidad que concluyeron con un servicio de reconciliación, con el lavado de los pies y la Cena del Señor. En esos momentos, compartí una visión que me había dado el Señor en Iwaki, Fukushima, en marzo pasado, justo diez días después del tsunami/terremoto, en plena crisis radiactiva.  

Antecedentes:  Para los que no somos asiáticos, nos es difícil comprender cómo la experiencia de la guerra aún contamina las relaciones entre China, Japón y las dos Coreas.   Los pecados, muy reales (y así percibidos) de la guerra, cometidos por Japón en contra de los coreanos y los chinos, aún están muy frescos en la memoria colectiva de estos pueblos. Heridas profundas, falta de arrepentimiento, celos y orgullo nacionalista -en todas las partes involucradas- son restos que permanecen allí desde la primera mitad del siglo veinte.  (Es un paralelo a la profundidad de lo vivido durante el Holocausto y cómo eso colorea todavía el punto de vista del mundo judío israelí y nuestras relaciones con algunas naciones, en especial, Alemania).

La Visión:  Después del triple desastre en Japón, hubo un torrente de voluntarios cristianos que llegaron a ofrecer su ayuda en el nordeste de Japón. http://reviveisrael.org/japanblog/page/2. Una vez, durante nuestro tiempo de alabanza mañanero, miré a mi alrededor y quedé estupefacto por la belleza de la alabanza conjunta entre los japoneses, los coreanos y los chinos. De pronto, recibí una visión y una revelación muy claras:

Daniel 9:1-3  En el libro de Jeremías, Daniel descubre que la destrucción de Jerusalén y el exilio de Babilonia durarían setenta años. El cumplimiento de ese tiempo se acercaba, por lo que el profeta se dedicó a orar y ayunar.

Éxodo 20:5  El segundo mandamiento en contra de la idolatría, declara que Dios es  un Dios celoso,que visita la iniquidad de los padres hasta la tercera y cuarta generación. ¿Cuántos años abarcan tres o cuatro generaciones? En el Israel antiguo, la gente se casaba a los veinte años.  Por lo tanto, entre una generación y otra había aproximadamente veinte o treinta años como máximo—si multiplicamos eso por tres o cuatro, el resultado son setenta años aprox.

Después, en algo parecido a un aviso de neón, vi estas fechas: 1945-2015—son exactamente setenta años entre una fecha y la otra.

Finalmente, escuché al Espíritu Santo decir: se acerca el tiempo en que la plenitud del pecado de Japón será cumplida.  

Cuando Dios trata con las naciones, el número setenta tiene un significado especial. El hecho de que los pecados nacionales o tribales afectan el destino de mucha gente, por un período extendido de tiempo, la justicia de Dios exige que haya una especie de castigo para la nación ofensora, y éste se vive por varias generaciones. Así mismo, a las naciones víctimas se les permite vivir un tiempo de bendición.  Por otro lado, Su misericordia desea perdonar, borrar la memoria del pecado y ofrecer la oportunidad de un comienzo renovado a las nuevas generaciones en cada nación, aún a los ojos de las generaciones de la guerra, quienes posiblemente todavía estarían con vida.    

Les presenté esta visión a los líderes e intercesores alrededor del mundo, especialmente a los de Japón, Corea y China. Creo que los próximos tres años, serán un espacio de tiempo especial en el trato de Dios con estas naciones y sus destinos.  Las controversias territoriales recientes prueban que Dios está permitiendo que estas heridas viejas salgan a la luz para ser sanadas. 

http://rendezvous.blogs.nytimes.com/2012/08/16/east-asias-sea-disputes-scar-tissue-from-war-wounds/?smid=pl-share

El enemigo espera que se derrame el orgullo, el odio y la falta de perdón. De esa manera, la guerra, el conflicto y la destrucción regresarán, nuevamente, a estas naciones.  El deseo de Dios es que Su pueblo se humille y lo busque, tal como lo hizo Daniel, que trabajen por la reconciliación y la unidad entre todos y la oración por los gobiernos de unos y otros. Nosotros creemos que, tal como los hombres sabios del Oriente (Mateo 2: 1-12) fueron claves en honrar a Yeshua la primera vez que vino a la tierra, los creyentes de Asia del Este tienen un rol especial que cumplir durante estos tiempos finales en el cumplimiento de la Gran Comisión, la restauración de Israel y, finalmente, en el Regreso de Yeshua (Apocalipsis 7:1-3).  Oremos porque se cumpla Su más alta voluntad y Su destino en estas naciones durante los próximos años; que el avivamiento que ha tocado Corea y China llegue finalmente a Japón.  (Estaré publicando en el blog, de forma periódica, temas relacionados con Asia y la Biblia y los Tiempos Finales. Si deseas suscribirte, por favor presiona aquí)


Nueva enseñanza de Asher en YouTube

Enseña sobre la conexión entre Yom Terúa (Fiesta de las Trompetas) y el regreso de Jesús durante la Convocatoria de todas las Naciones. Presiona aquí para verla.


De nuevo a los artículos de 2012

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.