logo


©9/6/2012 Revive Israel Ministries

La inmersión (bautismo) en el Río Jordán

Eddie Santoro, Asher Intrater

El año pasado, La Sociedad Israelí de Protección de la Naturaleza inauguró, como reserva natural, un lugar al cual le dio el nombre de Khaser al Yehud y que está ubicado en el Río Jordán frente a Jericó. El nombre en árabe significa “el cruce de los judíos” y se refiere al cruce milagroso del Jordán en tiempos de Josué. El lugar es, también, la localidad tradicional cristiana donde ocurrió la inmersión (bautismo) de Yeshua (Jesús) por Juan el Bautista.

Hay un significado en estos dos eventos históricos, ya que están conectados entre sí. De la misma manera que el ayuno de Yeshua, durante cuarenta días en el desierto, “completa” el sentido de los cuarenta años de éxodo de los judíos bajo la lid de Moisés; Su inmersión (bautismo), en el mismo lugar del Jordán donde cruzaron los judíos con Josué, “completa” el sentido de este último evento (Mateo 3:15). La unidad espiritual y de pacto que existe entre la vida de Yeshua y la historia del pueblo de Israel es muy profunda (Mateo 2:15).

La semana pasada, viajamos a Khaser al Yehud. Allí, bajo el sol ardiente del desierto, tuvimos la alegría de sumergir (bautizar), en la muerte y resurrección de Yeshua, a tres nuevos creyentes de nuestra congregación en Jerusalén. Además, muchos otros re-dedicaron sus vidas a través de la inmersión (el bautismo).

Cada uno de ellos tenía su propia historia personal, pero lo que expresaron como lo más relevante en sus vidas fue el hecho de saber que el amor de Dios es mucho más poderoso que el poder del enemigo. De pronto, mientras la última pareja salía del agua y nos regocijábamos y maravillábamos en la gracia de Dios, una paloma blanca voló por encima y alrededor de nosotros  (Mateo 3:16).

La Excepción a la Regla

Después de tres mil años de ser el pueblo escogido, nación santa(Exodo 19:6) y sin conocer a nuestro propio Mesías, nosotros los judíos, al parecer, sabemos que tenemos un llamado especial pero no sabemos exactamente por qué. Sumado a esto, recibimos los estándares morales de la Torá en el Sinaí, pero no tenemos forma de cumplirlos a cabalidad (Jeremías 31:32).
Quizás por este pasado, los judíos en Israel tienden a sufrir un síndrome sicológico extraño, al cual le he dado el nombre de “la excepción a la regla”. Funciona de esta manera: Las reglas son importantes. Todos deben obedecer las reglas. Cualquiera que no las obedezca merece ser rechazado y castigado. Sin embargo, soy especial por la importancia de mi llamado. Soy la excepción a las reglas y ellas no son realmente para mí.

[Quizás esta disfunción sicológica también ocurre en personas de otras etnias o creencias religiosas. ]

Isaías 13 y los Tiempos Finales

  1. El Regreso de Yeshua es un evento central en las profecías del Nuevo Testamento. También lo es para los profetas hebreos del Viejo Testamento pero, muchas veces, se le ignora porque se le denomina de una manera diferente: "El día grande y terrible de YHVH." Al re-establecer la conexión entre los dos términos, notaremos mayor consistencia en las profecías del Viejo y del Nuevo Testamento. Emerge, entonces, un entendimiento más claro de lo que sucederá en los tiempos finales.
  2. El Libro de Apocalipsis describe Su Regreso, principalmente, desde la perspectiva de una batalla espiritual entre ángeles y demonios (Apocalipsis 12:7, 19:11).
  3. El Libro de Joel lo hace desde la perspectiva de la oración, el arrepentimiento y el avivamiento, lo cual traerá Su Regreso (Joel 1:14; 2:12, 28).
  4. El Libro de Zacarías describe los últimos tiempos como una batalla de todas las naciones en contra de Jerusalén (Zacarías 12:2, 9; 14:2-3, 12).
  5. El libro de Ezequiel los describe con la restauración de Israel (Ezequiel 36), la resurrección de los muertos (Ezequiel 37), la gran guerra de Gog y Magog (Ezequiel 38-39), el Templo y el Reino del Milenio (Ezequiel 40-48).
  6. Yeshua, en su discurso sobre los tiempos finales, en el Monte de los Olivos, cita libremente a Isaías, Jeremías, Daniel y a Zacarías (Mateo 24:29-31).

Casi siempre, el capítulo 13 de Isaías se ha interpretado como una profecía sobre los tiempos finales. Sin embargo, describe también el tiempo de Su Regreso:

Isaías 13:6 – Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.
Isaías 13:9 – He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira,
Isaías 13:13 –…en la indignación de Jehová de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.…

La visión de Isaías 13 es la destrucción de las fuerzas de “Babilonia”. Podemos hacer un paralelo con la destrucción de “Babilonia”, tal como es descrita en Apocalipsis 17 – 18.  Isaías describe su profecía en contra de Babel (13:1) [En hebreo, Babel y Babilonia significan lo mismo.]: cómo los cielos se oscurecerán (13:10) y dice que el mundo será castigado por sus malas acciones (13:11), acontecerá una guerra horrible que dejará muchos muertos (13:15), las personas retornarán a sus países de origen (13:14), descenderá fuego del cielo, tal como sucedió en la destrucción de Sodoma y Gomorra (13:19).
Estos eventos sucederán al mismo tiempo que Israel es restaurado como nación, tanto espiritual como físicamente.

Isaías 14:1 – Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán extranjeros (o conversos), y se juntarán (injertados) a la familia de Jacob.

Poniéndolo en paralelo con Romanos 11, este versículo describe, no solo la restauración de Israel, sino también a un grupo de personas de las naciones del mundo que se convertirán en socios espirituales de Israel. Podría ser la Iglesia de los últimos tiempos que, finalmente, se posiciona como socia de Israel y es “injertada en el árbol de olivo” que es Israel. (Romanos 11:17-21).

Esta restauración de Israel a su llamado y la sociedad con la Iglesia internacional traerá como consecuencia la derrota final de Satanás durante el Regreso de Yeshua. Isaías 14:12,15 – ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

De nuevo a los artículos de 2012

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.