logo


Dinero y Ministerio
©10 de Octubre Por Asher Intrater

La relación entre el dinero y el ministerio es un tema bastante sensible. Veamos algunos aspectos de este tema:

Señorío

Nunca debemos hacer algo en el ministerio por amor al dinero. Yeshua dijo, “No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.” – Matthew 6:24. Por supuesto que necesitamos dinero para el trabajo del Señor, y Dios conoce esto. El proveerá, Nunca debemos de afanarnos (Mateo 6:25). Sin embargo las motivaciones que tenemos para servir al Señor no deben ser para hacer dinero.

Comercialización

Por lo tanto, no debemos tratar la Palabra de Dios y la unción del Espíritu como un producto que puede ser vendido o comercializado. No es mercancía. “Nosotros no somos de los que trafican con la Palabra de Dios.” 2Cor. 2:17. Debemos ser buenos mayordomos y actuar con profesionalismo, responsables en como hacemos nuestro trabajo y en medio de esto no ver al poder de Dios como algo que puede ser vendido. “¡Que tu dinero perezca contigo…porque intentaste comprar el don de Dios con dinero!” Hechos 8:20 La habilidad sutil de cómo manipular las manifestaciones de la gracia de Dios como truco para atraer donaciones tiene como raíz a la maldad (1 Tim. 6:10).

Fe para Dar

A medida de que crecemos en fe, Dios nos enseña a confiar en El. Esto es para ser capases de dar mas y mas y ayudar a otros. Una ocasión, Yeshua puso a su discípulos a prueba de manera intencional. Habían 5,000 hombres, mas aparte las mujeres y niños delante de ellos. La multitud necesitaba comida. Yeshua dijo a sus discípulos, “Denles de comer”-Mateo 14:16. Dios mismo les demando cambiar su identidad como aquel que toma a aquel que da, de ser una persona con una necesidad a ser suplidores de necesidad. Existe provisión sobrenatural en la fe.

Recientemente sentí que Dios quería limitar mi fe para ser capaz de proveer las necesidades de nuestro ministerio. El quería que nuestro staff y miembros de equipos crecieran en su fe. Después de la oración, les dije, “Ahora tendrán fe para dar y proveer”. Esta es una parte del discipulado. A medida que aprendamos a dar, Dios proveerá. Después de que los discípulos de Jesús alimentaron a 5,000, El les dijo que juntaran las migajas. Y hubieron 12 canastas restantes- suficiente para cada discípulo. La economía de Dios abundante en dadivas y frugal en gastos.

Pagar Impuestos

Pagar impuestos al gobierno es bastante costoso y algunas veces parece ser un desperdicio al dinero de Dios. Sin embargo, somos instruidos a pagar impuestos como parte de nuestra fe en Dios (Romanos 13:6). Los servicios de impuestos no se molestan por el hecho de que una persona recibe mucho dinero. Por el contrario-solo quieren un porcentaje de nuestro ingreso.

Yeshua le dijo a Pedro a provisión sobrenatural  para pagar impuesto religioso en el Templo, esto fue, al sacar dinero de la boca de un pez (Mateo 17:27). El también enseño a la multitud a pagar impuesto gubernamental. “Dad al Cesar lo que es de Cesar; y a Dios lo que es de Dios”-Mateo 22:21. Tenemos que distinguir entre Dios y Cesar. Aquellos que tienen mas dinero no necesariamente son mas espirituales. En contraste, no podemos espiritualizar de manera exagerada el asunto del dinero. Tenemos que pagar gastos; y tenemos que pagar impuestos. Los rabinos tienen una expresión, “Sin el pan (harina), no hay Torah; y sin la Torah no hay pan”-Pirke Avot 3.

Mantener récords financieros

Existió en algunos momentos históricos de avivamiento y prosperidad que no fue necesario guardar récords de cada gasto (2 Reyes 22:7). Sin embargo en nuestro mundo, existe la sospecha y presión financiera. Tenemos que ser diligentes en mantener estos registros o récords correctamente. El proceso de mantener récords es lo que demuestra nuestra integridad. “Queremos evitar cualquier crítica sobre la forma en que administramos este generoso donativo; porque procuramos hacer lo correcto, no sólo delante del Señor sino también delante de los demás.” 2Cor. 8:20-21. Debemos con toda intencionalidad demostrar moralidad, no solo delante de Dios pero también delante de los hombres.

No seamos ofendidos

Una de las razones por las que Judas traiciono a Yeshua, fue porque vio a Miriam de Betania derramar un perfume costoso sobre Yeshua. A el le pareció un desperdicio. Fue grandemente ofendido (así como también robo dinero para si mismo). Esta ofensa provoco la traición (Mateo 26:14). No te permitas caer en la misma trampa.

No compares

Comparar salarios y beneficios puede causar celos e ira. “¿Porque es que esta persona recibe mas que yo? Yo trabajo mas duro que el.” Yeshua  se enfoco en este asunto en la palabra de los trabajadores que se contrataron. Algunos trabajaron mas horas. Estos esperaban mas dinero, se ofendieron por esta causa. Yeshua respondió, “Pero él le contestó a uno de ellos: "Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo. ¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga? ¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?" Mateo 20:13,15. La actitud de “yo merezco esto” no es apropiada cuando el que nos emplea es el Señor. Lo que tenemos es por Su gracia. Un aspecto del arrepentimiento es estar satisfecho por las ganancia que uno tiene (Lucas 3:14).

Las riquezas de las naciones.

En la Biblia existen promesas de prosperidad increíbles. Inclusive hay profecías de que las “riquezas de las naciones” vendrán a nosotros (Isaías 60:5; 60:9; 60:11; 60:16; 61:6; Zacarías 14:14). ¿Porque es que Dios quisiera darnos las riquezas de las naciones? No es para que nosotros vivamos en lujo. Estas riquezas vendrán a nosotros para que traigamos el evangelio a las naciones. Nuestra motivación no es OBTENER estas riquezas, sino para USARLAS. No deseamos tomar dinero de ellos sino traerles salvación. Necesitamos expander nuestra fe en dar, nuestra fe para recibir, y nuestra fe en el Reino de Dios.


De nuevo a los artículos de 2010

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.