logo


Los Dos Jerusal én
©por Asher Intrater 13 de julio de 2008

La Biblia habla de dos Jerusalén; uno terrenal y uno celestial. La gran mayoría de las escrituras hablan de la Jerusalén terrenal, aun que existe referencias a la celestial en el Nuevo Testamento.

Gálatas 4:26 – Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.
Hebreos 12:22 – sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial…

La mayoría de la comprensión y enseñanzas de la Jerusalén terrenal han sido por los judíos, mientras que la mayoría de las enseñanzas de la celestial han sido creídas por la iglesia cristiana internacional.

Sin embargo, escrituras rabínicas siempre se han referido a una “Jerusalén de arriba” y a una “Jerusalén de abajo.” Y en la última generación, desde la reconquista de Jerusalén desde 1967, el entendimiento cristiano del plan de Dios de la Jerusalén  terrenal ha aumentado mucho. Es interesante que el Corán no mencione a Jerusalén  ni una solo vez, y cuando los musulmanes en la oriente de Jerusalén oran, pongan sus espaldas a Jerusalén y miran hacia Meca.

No solo hay una Jerusalén celestial, sino hay un tabernáculo celestial dentro de la ciudad  vea Apocalipsis 15:5-8 y Éxodo 25:40).

Como con todos los aspectos de Su reino, la voluntad de Dios es la armonía entre la realidad celestial y la terrenal.  Lo que atamos en la tierra será atado en el cielo (Mateo 16:19, 18:18). Debemos orar que la voluntad de Dios se haga igual en la tierra como en el cielo (Mateo 6:10). El reino de Dios se manifiesta cuando todo en la tierra se alinea con la celestial.  

Por la separación entre Israel y la iglesia por los últimos 2000 años, no ha habido la armonía apropiado entre la Jerusalén celestial y la terrenal. Sin embargo, nuestra generación es bendecida en ver el comienzo de la reconciliación entre los dos. La voluntad de Dios para la Jerusalén celestial y la terrenal será unida a medida que Israel y la Iglesia se reconcilian. 

Hoy como hay creyentes judíos mesiánicos en Yeshua (Jesús) que viven en Israel, hay ángeles que ascienden y descienden desde el cielo a la tierra y viceversa para traer dicha armonía. Yeshua reina en la Jerusalén celestial por derecho de ser Hijo de Dios; Él reinará en la Jerusalén terrenal  cuando vuelva por derecho de ser Hijo de David. Gracias a Dios de que Yeshua es los dos (Romanos 1:4).

No solo tiene importancia la Jerusalén que está en la tierra en la historia ya pasada (allí fue atado Isaac, la capital de David, el Templo de Salomón, la muerte y la resurrección del Yeshua) es también tiene importancia para la profecía futura (como centro de enseñanza y avivamiento – Isaías 2; las batallas de los tiempos traseros – Zacarías 14; la segunda venida de Yeshua – Hechos 1:11 – la capital del reino milenio – Ezequiel 40 a 48 y Micas 4).

La reconciliación final entre la Jerusalén celestial y la terrenal tomará lugar al final del milenio en los cielos nuevos y la tierra nueva. Allí los dos serán unidos.  El libro de Apocalipsis menciona tres veces que la Jerusalén celestial descenderá.

Apocalipsis 3:12 -…”La nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios…”
Apocalipsis 21:2 – “Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.”
Apocalipsis 21:10 – “…la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios.”

¿De donde desciende la Jerusalén? – del cielo. ¿A dónde desciende? – a la tierra. Cuando la Jerusalén celestial y terrenal se unen, entonces el reino de Dios será uno (Zacarías 14:9) y todas las cosas ambos en el cielo tanto como en la tierra será unidos en uno en Yeshua. (Efesios 1:10). El es ambos Cabeza de la Iglesia y Rey de Israel. En el Jerusalén celestial y terrenal se hace una.

Hay más de 1000 referencias a Jerusalén en la Biblia. Tiene un papel importante en el reino de Dios. Con razón que hay tanta controversia y una guerra para todas las naciones del mundo (Zacarías 12:3, 12:9, 14:2, 14:12). La reunión de la Jerusalén celestial con la terrenal representa la restoración del Jardín de Edén con el cielo como fue antes de la caída.

Gracias por ser socios con nosotros a medida que oremos por la paz de Jerusalén (Salmo 122:6), a medida que compartimos el evangelio aquí por todo Israel ser salvo (Hechos 1:8, Romanos 11:26); a medida que invocamos que Yeshua vuelva, “Santo Él que viene: (Mateo 11:26). Nuestra asociación es parte de la Jerusalén celestial y la terrenal uniendo aun ahora.


De nuevo a los artículos de 2008

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.