logo


Importancia Profética de Comprar Terreno en Israel
©27 de abril de 2008 por Asher Intrater

El libro Jeremías está lleno de profecías de la destrucción de Jerusalén y después del juicio de Dios sobre todas las naciones del mundo. En medio de estas profecías de juicio se encuentra una sección bella de la esperanza en cuanto a la restauración de Israel (Jeremías 29 al 33). En el centro de estos capítulos viene la gran profecía del “Nuevo Testamento,” en la cual la ley será escrito en nuestros corazones (Jeremías 31: 31 al 34).

En su contexto Bíblico, el Nuevo Testamento es parte de la restauración de Israel, y viceversa. Son tejidos juntos, y depende uno del otro.

Inmediatamente después de la descripción del Nuevo Testamento viene la promesa de Dios que la gente de Israel será totalmente destruida (31:35 al 37). Siendo que el testamento fue primero hecho con la gente de Israel, ellos tienen que continuar en existir si el testamento continuará ser válido. Al igual que el perdón de los pecados es un artículo en el Nuevo Testamento, así es la existencia de los Israelíes.  

Estas promesas gloriosas del perdón y restauración vienen ser un asunto práctico: el comprar propiedad en Israel. En el capítulo 32 encontramos a Jeremías en la prisión y los babilonios ya han empezado a destruir la ciudad. En este punto crítico,  Dios manda a Jeremías a comprar propiedad en Anatot: arregla testigos, firma el contrato y entrega el dinero (Versos 1 al 12).

Dios luego explica a Jeremías que el comprar esta parcela es un hecho de pacto que afectará el plan del reino de Dios en los tiempos traseros. El profetiza: “Casas y campos y viñas serán poseídos de nuevo en esta tierra” (verso 15). Esto no se cumplió en el tiempo de Jeremías, sino es para después de “muchos días” (verso 14).

Resumimos estas profecías: 1. El Nuevo Testamento será iniciado, 2. La nación de Israel será destruida y esparcida, 3. La nación será preservado sobrenaturalmente durante el exilio, 4. Después de muchos años la gente será recogida y la nación restaurada, 5. En aquella tiempo, los judíos, los cuales son creyentes en el Nuevo Testamento (junto con el resto de la nación) comprarán casas y parcelas en Israel.

La idea de comprar terreno en medio de guerra es tan ilógica y no practico que Jeremías grita en oración, “Me has dicho, O Señor Dios, ‘Compra la parcela con dinero y lleva testigo’ – pero la ciudad ha sido entregada en manos de los caldeos” (verso 25). Esto es el contexto Bíblico por el coro famoso, Oh Señor Jehová, Tú has hecho los cielos y la tierra por Su gran poder. No hay nada imposible para Ti” (versos 17 y 27). 

A medida que el Señor nos esta dando énfasis estas escrituras, el dólar está bajando, los precios de los bienes raices ha aumento mucho, la persecución contra los creyentes se ha aumentado y los grupos de terroristas están acumulando las armas mayores. Al mismo tiempo, el remanente Mesiánico ha crecido y ha madurado al punto en que hay ahora muchas familias jóvenes que estas listas y necesitan comprar casas.

La oportunidad divina y el ataque demonio llegaron simultáneamente. Nosotros, como Jeremías, declaramos, “No hay nada imposible para Ti.” Las circunstancias parecen ser las peores para comprar propiedad en Israel, sin embargo, la hora de la profecía ha llegado. Este capítulo se está cumpliendo en antes nuestros ojos.

Comprar propiedad en Israel para los creyentes Mesiánicos no solo es una necesidad práctica, sino es de importancia profética. Yeshua (Jesús) dijo que vendría solo cuando le invitemos con gritos de “Bendito al que viene en Nombre del Señor” (Mateo 23: 37 al 39).

Esta invitación profética a Yeshua, Mesías es central a nuestra esperanza de los tiempos traseros. Tiene que ser hecho desde la tierra. Hay que ver una masa crítica de gente invitándole a volver. No es para ángeles, ni los santos que han ido al cielo. Es un puente espiritual entre el cielo y la tierra, dando paso a la venida de Yeshua.

La conexión al cielo está en las oraciones de Mateo 23; la conexión a la tierra es en las compras de Jeremías 32. A medida que nosotros los creyentes representamos a Yeshua en la tierra, aquellas compras son una parte del “Titulo” a la tierra. Recientemente, Cindy Jacobs declaró la siguiente profecía sencilla pero profundo sobre nosotros: “propiedad, propiedad, propiedad…”

Esta promesa no es solo para los ciudadanos Israelíes. Es una aventura de pacto combinada para todos aquellos quienes buscan Su venida. Creemos que es un cumplimiento de las Escrituras para que se junten los cristianos internacionales y Mesiánicos Israelíes a trabajar juntos para comprar propiedad en Israel.

Hay un número de opciones para comprar y financiar propiedad junto con otros. Si Dios ha puesto el deseo en su corazón de ayudar a una familia joven a comprar una casa o una facilidad, háganos saber para que podamos orar contigo y recomendarle de algunas de las opciones disponibles.

_____________________________________________________________________________________________
Devolver a los Artículos

Favor de orar por nuestro ministerio continuo de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicas, el centro de  discipulado, las vigilias de alabanzas proféticas y de oraciones en hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados

De nuevo a los artículos de 2008

Favor de orar por la continuación del ministerio en Israel de evangelismo a los indígenas, el plantar congregaciones mesiánicos, el centro de discipulado, de la vigilias proféticas de alabanzas y oraciones en el hebreo, y la ayuda financiera a los necesitados.